Tiempo al tiempo y la vida pasa.





Si no me detuve, si no pudieron detenerme con más no habré de hacerlo con algo así. Si no caí en abismos mucho más profundos y aterradores no va a temblar mi paso hoy. Si me he topado con obstáculos mayores y los superé no tropezaré con una roca tan pequeña ésta vez. Si no dejé de correr en carreras casi imposibles una caminata a paso firme no será derrota, venceré. Si el dolor que he sentido fue punzante y constante también lo seré yo para tolerar este padecer.

Si fuego, explosiones y rigor no fueron barrera no va a complicarme la visión un tenue fulgor, no mientras tenga voz, voto y pasión. Si en treinta años la ilusión no mermó bajo los efectos del día a día, los gritos ni el alcohol, no será suficiente la promesa de lo que vendrá, el treinta y uno no será el año del abandono, ¿ Recordaré mis palabras a la hora de los tambores? Tengo mi puño para hacer honor y mi letra para hacer canción, tengo un lugar particular en el que soy sólo yo, el camino del alma desde el interior hasta los ojos de un lector, traiga lo que traiga el ciclo a batir será otra prueba de coraje y decisión, será otro galardón en el pecho de los generales más influyentes entre todos, los del horario complicado, el trabajo por amor, los enviados sin opción a hacer de éste un mundo mejor, para ellos, para su futuro y el de su inspiración, los del día a día sin reconocimiento ni honorífica mención, mis héroes, mentores y referentes, los que no sueltan el estandarte ni presionan el botón de pánico, los que luchan por ser alguien en el mundo de realidad ficcional y caretas de estación, naturales aunque cueste, reales aunque duela, eternos por mucho que el tiempo vuele, en pie, por mucho viento que sople.

Somos el ejercito de los que esperan el año que viene dispuestos a plantarle cara traiga lo que traiga, a por fin ver a su amor, a vencer al horario y despuntar su vicio, a ganarle la pulseada al puesto inalcanzable, a alcanzar el sueño despiertos, a ser profesionales y ser humanos sin guiones, a ser seres íntegros y a hacer la diferencia, a limpiar el suelo con las lágrimas del perdedor que no quiere ir a por todo, la capa de los reyes que se caen ante la presión, la princesa que no quiere despertar del sueño frutal, soy el resultado del esfuerzo y dedicación de la mujer más importante de mis días, seré siempre el que rompa las cadenas del supuesto y exclame en un rugido que aún sigo en pie.


Soy el que despide al año que huye con una gran sonrisa de buen contrincante, de respetable ganador y recibe al que llega con la mirada más desafiante que tengo entre el repertorio de mis ojos. Me sobran plumas para mantenerme en vuelo, me sobran sueños para mantenerme en ruedo, me sobran garras para mantenerme atento, me sobran huevos, para mantenerme recto en el camino del tiempo.



Gracias eternas a cada uno de ustedes, por darme un gran año en cuanto al blog y sus textos, gracias por darme tanta inspiración y tanto para tatuarme, gracias por compartir, por leer, por opinar, por perfumas mis días y dibujar sonrisas durante tantas mañanas. Gracias por aún estando en otro continente no faltar ni un sólo día, gracias por estando más cerca que cualquiera no soltar mi mano nunca y mantenerme Tigre. Gracias Gatito, por haberme devuelto el alma y la vida, gracias Lola, porque en ese cuerpo y esos detalles podría depositar una eternidad de textos y aún así nunca terminaría de describir lo que es tu existencia en mi cabeza. Gracias a cada una de las casi 16.500 visitas. Gracias a mi familia, la del alma, no la de la sangre, gracias vieja por TODO, gracias Léon aunque no leas, por haberme dejado demostrar que un felino viejo y sin ritmo todavía puede dar montones. Gracias a este lugar que con el paso de los años fui creando, porque entre estas líneas soy inmortal, intocable y sobre todo, puro.

Gracias 2014 por todo lo que luchamos, 2015, te estoy esperando.



FELIZ AÑO NUEVO A TODOS...

Tigre.-



Amar a pinceladas.



Una genialidad del sumo creador, obra sublime de su puño y pincel, de trazos sólidos aunque sutiles, sin duda desparramó sus conocimientos en la materia para pintarla, creación magnífica con una paleta desbordante de tonos preciosos, precisos, que componen un matiz puntilloso y delicado.

En sus ojos brotan de la negras pupilas gamas de chocolate, caoba y marfil. Creo que si la observo y me relajo hasta veo su mano dándole forma a sus labios de color almendrado y rosa, lo imagino difuminando con su mano alzada los colores desde el centro hasta las comisuras, dándole sombra con arte y detalle hasta unirlas con sus mejillas castañas antes de acariciar su cuello, sonrosadas a la altura del pómulo, celestiales mientras aman, desafiantes cuando batallan.

Las cerdas no se distinguen en la pincelada, sus cabellos parecen delineados de uno en uno, con la paciencia de un santo y la calidad de un erudito en lo que a la creación respecta, soltando puntas esfumadas, con una profundidad tal que en ellos podría intentar hundir mis manos, cayendo en el espacio algunos y otro en la espalda, otro gran detalle en la pieza pura descrita.

Espalda de pocos contornos, los volúmenes se encargan de darle geografía al respaldo de aquel cuerpo sublime, supremo. Del centro a los hombros se extiende una perfección sideral, con marcas que parecen haber sido allí adrede, una cintura de encaje, entallada como por el sastre de las sirenas, de ocre a mármol, de champagne a tostado, de Norte a Sur una historia, de omóplato a omóplato un pergamino, del cuello tan besado al paraíso en el que el artista se ha consagrado.

Sus muslos, delimitados por líneas de un sólo movimiento de su mano, sólo con una muñeca prodigiosa podría haberse distribuido el óleo con tal supremacía, las curvas que parecen haber sido calculadas por un matemático enfermo por su rama de la sabiduría, podría acariciar con mis yemas el lienzo durante horas sin encontrar un sólo defecto en su distribución, centro de atracción y aún queda más, ahí muere la espalda pero esto aún no acaba, lo que llega impacta tanto como lo que pasa.

Nacen sus piernas en la mejor fuente, como un río naciendo de una bella cascada, furiosa como cataratas, tranquilizante como un manantial de agua fresca proveniente de una montaña, pliegues recreados con profundidad y pasión, la espalda de sus rodillas, sus bordes cóncavos, tan importantes como cualquier otro detalle de su física, guiando al inexperto a sus talones, raíces de su tronco, el cable a tierra de la copa de la que quiero beber hasta la ebriedad, no te pierdas en el texto, aún hay más.

Sólo dos ramas principales, los superficiales las llaman brazos, yo las llamo vertientes. De terreno suave pero firme, complemento acorde al resto, culpables de la belleza de sus manos, cumpliendo el capricho del maestro, uniendo un torso impregnado de brillo y color, engalanando el panorama con sus manos, quizás la parte más importante del esquema.

Dedos finos, mágicos, capaces de llevarte del inmortalidad a perecer en un tic, líneas precisas y libres, podrías verlos moverse y no comprenderías cómo no se quiebran.

Debaten los sabios sobre quién podría haber sido musa de una obra tan, con líneas tan perfectas, con párpados divinos, con un vientre difícil de explicar, un sexo digno de dioses, un alma aún más difícil de graficar. Me veo dibujándola con los labios, me encuentro hipnotizado, el tiempo no corre mientras la observo, la vida no es frágil, la eternidad es real, única, imposible, casi tanto como no enamorarse.



------------------------------- o -------------------------------


Nos leemos pronto, justo antes del fin de año. Disfruten, compartan si es posible, son libres de dar "Me Gusta" en la siguiente página y así estar al tanto de cualquier actualización.

https://www.facebook.com/NeuronalRevolutionBlog

Tengan una gran semana! Abrazo, buenas vibras, buena vida.

Tigre.-

Cuerdas y tuercas crueles.



Cruel, cruel como Hyde, como el cazador, cruel como yo cuando juego a serlo. Cruel, despistada y prepotente, despintada e inteligente, sin pudor andas por ahí y tus caderas le dan un precio a vivir, monetizan cada instante de gloria.

Cruel porque vas a marcharte, lo sé. Cruel porque finges que no te importa verme así, hundido en el baile de los milagros distantes, distintos, divinos.

Digito, como en llaves y cuerdas, teclas y parches, dimito, acaricio tu pelo y me rindo, eres cruel, el clima lo es, destino de estar, delito de ser. Escribirte sigue siendo flagelo pero no puedo evitarlo, mirarte nunca dejó de ser un placer, un placer cruel y decadente, esa necesidad disidente y destructiva.

Un gorro de arlequín sin gracia, un suspiro que sólo ahoga, una píldora que no cura, placebo conformista, cuchilla de cotillón.  Cruel, cruel el tango que canté en París mientras salías de la lluvia sonriente y desordenada como mi baúl de juguetes a los seis.

Canto lóbrego y feliz, cruel, como tu beso la primera vez, sutil y pausado, beso que me volvió un cautivo de tí, de esos labios y su toxicidad absorbente, elixir de muerte, de vida y crueldad, delirio y milagro, mi muerte más reciente.

Como en un senado de funcionarios eternos siento la corrupción en mi cuerpo, sobra algo que no tuve nunca tan latente pero siempre supe que estaba ahí. Es tu crueldad dispersándose por dentro, tu perfume cruel, tu cruel mirada, la que era un disparate de deseos al principio y al final mi delirio cruel.

Te extraño Lola, a tu cruel movimiento, más aún a tus manos en mi piel, más que a tu cruel luminosidad extraño la voz de tu mañana reflejo de la crueldad de tu noche sobre mí.

Vuelve pronto y no te olvides de traer tu cruel libertad, que saberte real es menos cruel que no morder el sabor de tu realidad.


Tigre.-

Feliz cumple rubia, mi alma, mi hermana de la vida, te extraño un infierno.

Anestesia sideral .



El brillo de sus ojos apagado en el brillo de mi cuerpo ardiendo, mi cintura dibujada entre sus uñas recién pintadas, labios de fuego, cine mudo por la mañana, besa la almohada, desvela mi jornada, revela mi libertad, alivia mi imperfección, eleva mi sexualidad y la vuelve arte, escribe en mi cuerpo con su pluma la frase que ansío oír al amanecer, me despega cien metros del suelo y a mil kilómetros por hora me hace caer, detiene mi corazón a tres centímetros de la realidad y en un suspiro orgásmico floto hasta acariciar las sábanas.


Pupilas teñidas de exceso, colmillos como sables desgarran su cuello, su piel, no hay pánico, temor ni pudor, la vida tan efímera como sabe ser se hace eterna mientras se aferra a mi espalda y no deja de moverse, se cubre de mí, me refugio en su Loto, se refugia en mi Lirio, el mundo huele a jazmín y la noche aún no comienza, comenta en voz baja y agónica lo que pretende de mí, me ama, la amo, no hay tormenta sin escándalo.


El trance de la hipnosis de su mirada perdida, exaltada, perfecta, intransferible, indiscreta, un corte perfecto en mi coraza, una cirugía a corazón abierto bajo la anestesia de su boca sideral, adiestramos nuestros cuerpos años para conducirlos con sabiduría sin saber que serían los nuestros los que darían cátedra de erotismo y conexión sexual.


Del grito al silencio hay un paso más corto aún que el que separa al amor del odio, del río que crucé a pie en medio de la ciudad para llegar a tu celebración, del silencio al grito hay una eternidad, pero una distinta, transitable en un parpadeo si las riendas correctas conducen el trineo del inexperto a la magnificencia de los sexos que como astros se mueven por el universo, corderos o lobos en la calle, santos o demonios en los papeles, de humanos a dioses en un abrazo, de fantasía a realidad en un orgasmo.



------------------------ o ------------------------




Tigre.-

Astral espanto.



Hablando de días grises, ¿Dónde estará el Sol hoy que tanta falta nos hace? Discrepo con los astrónomos y sabios sobre la disposición universal, mi Sol no necesita girar mil veces ni tener una superficie ígnea para brillar.

Si mi Sol se mueve lento y en el lugar y aún así hace arder a la humanidad, lo incinera todo e ilumina con su intensidad, es capaz de hacer sentir un ciclo completo en diez minutos de soledad, estalla y desparrama llamaradas, te hace temblar en su explosión final y de pronto te deja helado en el lugar, transpirando inmóvil y despistado, sin saber dónde ni por qué estás ahí, con cara de idiota y sonrisa de desvariado, no sabes qué dijiste, qué mirabas un segundo antes, el mundo se cae y no importa, el suelo puede ser magma y qué más da.

Lola se balancea dando forma al infarto, color a las cenizas de lo que quedó de ti y se mofa de los astros, un sistema solar que gira en torno a ella, como un ser mitológico mueve sus manos y tu mundo se pone a su merced.

Hipnótico su resplandor, el diluvio de los cien años evaporaría si le permitieras dejarla expresarse, hundiendo sus manos en tu piel como si fuera fango, amoldando tu pecho a su respaldo, amando, abrazando entre sus uñas el jadeo de la bestia, despacio abarcando el sexo verborrágico como el amanecer del Titanic el naufragio, disparando los impulsos como una inyección de adrenalina disparada a quemarropa, sin noche ni frivolidad, sin extinción o penas.

Puta droga la que llevas en la piel, adicción irracional al sabor de tus espinas, amparo busqué entre tus piernas y me encontré el infierno de Dante, tatuando con el metal de mis labios el libro de los santos que supieron ser muertos hace años. Cerca, muy cerca de las diez comienza la masacre, me persigno a tus pies de sirena y la metáfora es credo, peras para el olmo y caviar para los cerdos.



------------------------------- o -------------------------------


Gracias por ya 16.000 visitas, por compartir y estar ahí, por difundir ésto que amo, por confiar y disfrutar, por inspirar y por sonreír.


Tigre.-

Nómbrame mitología.




En ella habita un hombre, una merecida comunión entre todo lo que tiene que decir y lo que está por venir. En un hombre habita el amor, el que nace en el pórtico y estalla en un colchón, en un relámpago habita una canción de velas y pasión, en ella habita la necesidad de marcar sus garras en la espalda del corazón, habita en un pueblo a mil pueblos de distancia la misma sensación de liberación y el mismo sueño de satisfacción. En una vida habita la vida pasada que en la actual los unió, como si hubiesen sido creados en otro tiempo con la misma intención, la coincidencia y la causalidad, él hizo girar en el aire una moneda hace una era y ella en pleno giro la atrapó en otra dimensión, cara o cruz, las dos caras de la transición, de una a otra reencarnación, fuimos tal vez amantes mientras conquistaba Napoleón, pudimos haber sido conquista en la colonización de los muertos sobre el mundo real. Quienes hablen de nosotros nos nombraran mitología, trascendencia y creadores de visión. 

Habita en tu cuerpo dorado la misión de no estar solos, cumplida, habitamos ambos en un tiempo y un espacio infinitos, en la púa rasgando un disco, en los golpes de una murga cortando caminos a su paso, obligando a mover los pies, a limar las suelas y borrar las huellas levantando el polvo, cortinando nuestro sexto pecado consecutivo, amalgamando lo que fuimos en otros mundos mientras no éramos, lo que será de nosotros el día que el mantra suene a colisión.





Habita en las ondas del viento una canción, certera, mortífera y de rubio esplendor, habita el desencuentro y la distribución de los vienes y los vas, asciende el credo si se vuelve su nombre un cronopio, destierran la tormenta, despiden con una mano al payaso del que todos huyen, comparten la misma mirada de furia como si las hubieran pintado con el mismo pincel, medido con la misma vara, cara a cara frente a un espejo a un eclipse de distancia. 

Recuéstate, desnuda tu parte menos física, libérate y descansa en mi pecho, la herida sigue abierta y sólo llueve sal, duerme, tengo otros cinco minutos para ceder otra de mis vidas por estar así, despierta, aún queda mucho por ver, despídete, pronto, muy pronto nos volveremos a ver.



Tigre.-



Incendia mis mares.




En mis ojos ves el llanto contenido, intentando escapar a borbotones, irascible, impalpable, ves en mis ojos cuando sonrío, ves también cuando pierdo los cabales, el control y la razón, mis ojos son fuentes de conocimiento, artistas, espigas, amables, atemorizados y atemorizantes.




Pero tus ojos... Tus ojos son un lago de petróleo, negros, profundos, de un valor incomparable e inconveniente, te ahogarías en esos ojos, hundiéndote aunque quieras evitarlo, ojos de petróleo, volátiles, al más mínimo error los verás arder e incendiar hasta los mares, ojos de tragedia, de asombro y de nostalgia, ojos milagrosos que sanan con sólo una caricia de tu mirada, ojos penitentes que te condenan al exilio cuando los cierras y miras hacia otro lado.

Ojos enamorados de una diosa y encerrados en dos párpados humanos, ojos que mientras descansas cantan y bailan burlándose del olvido que se arrastra llorando, sabe que él no existe cuando tus ojos de petróleo las mañanas han iluminado, no existen diamantes ni esmeraldas si los ojos negros se han posado en tu paladar de observador, no hay olvido, no hay amnesia, bajo la sombra de tus ojos hay demencia, no creas que tendrás una chance, como Medusa caerás en la inconsciencia, no tendrá clemencia, te mirará y serás tú, la fiera, presa de su ataque silencioso y letal. Caerás en su encanto y ni la manzana más envenenada te hará olvidarla, aunque te condenaran al sueño eterno sufrirás las consecuencias de su mirada, atacará tu sueño y esos ojos de petróleo serán la nada y el todo, serán compañeros hasta el fin de tus tiempos.



Tigre.-

Frontera Pasional.




Considerando que les gusta, que lo disfrutan, otra lectura!










Frontera Pasional.



El troquelado en la piel te hace fuerte, perduras en el espacio por la imagen de tu espalda, una reina en la materia del clima; calor, precipitaciones y tormenta, brisa rejuvenecedora, la atmósfera que extiendes al paso, aura y fenómeno, un ciclón cuando me haces el amor, un Sol radiante cuando duermes, Tramontana cuando te marchas, me envuelves, me despeinas y enloqueces.

Un meridiano trazado en tu pecho, un trópico indecente tus caderas y un polo tú, otro yo, juntos un sismo imprudente. Puntos cardinales como la señal de la cruz, capitales, Estados, la nación de la euforia entre tus piernas independizadas, me nombras ciudadano ilustre en cada gemido, embajador de tus instintos distintos, divergentes, monarcas en pacto de paz con los míos.

A tu rostro en mi mente le di tinta y una pluma, la recorres por completo y así trazas el dibujo de mi desesperación por desnudarte, despilfarrar rugidos, desprenderme el alma del cuerpo, amarte sin amar, no saber dónde se está.

Y entre mapas que con el tiempo pinté de azabache y Jade rememoro las rutas que descalzo anduve, mutilando a los sujetos que pasaron por los páramos sin fundar ni un condado. De tu Norte soy sacerdote, de tu Sur un guerrero dedicado y destinado a morir para que en un grito te vuelvas continente de mi sexo, emperatriz de mi orgasmo.

Mujer de geografía rica en relieves, perderme en tus amplias praderas, desatar el cordón montañoso con mis labios, quemarme en la erupción del volcán de tu vientre, nadar el océano de tu erotismo, alimentarme de tu exótico fruto y saciar mi sed en el oasis de tu cuello.


Un viaje constante por la geografía de tu cuerpo, amarte, un camino sin regreso.


------------------------------------ O ------------------------------------



Gracias por leer, escuchar, sentir y compartir, me es de gran ayuda que lo hagan.

Nos leemos pronto, muy pronto.


Tigre.-



Un lustro en Gibraltar.

Ya que lo pidieron... Lectura correspondiente al texto... Espero lo disfruten!







Un lustro en Gibraltar.


Un hombre de pocas palabras no es un hombre vacío, un escritor inmortaliza tantas cosas, tantas personas, que las vuelve eternas y leyendas, Lola, un claro ejemplo del caso, sus ojos ahora son una copla que la gente recordará por siempre, plasmados en la infinidad de un texto escrito con sangre sobre galaxias de pétalos sombríos, su voz es un resplandor en el reflejo de un vidrio que ni el sexo invernal puede empañar.

Un hombre que sonrió con el iris y las pupilas puede doblegar a la dictadura del tabú y a las malas lenguas que a voces perpetuas imagina la vida sin complicaciones ni vulgaridades, un hombre que no ama no es un hombre, es una máquina, no cuestiones sus maneras ni sus motivos, pobre hombre que no puede dejar de escribir, pobre Lola que no puede morir, sus matices y detalles ahora serán próceres de la poesía y jazmines en el desierto, únicos, imprescindibles y libres, las letras que la describen son hoy himno en los corazones rotos.

Luciérnagas anuncian la noche, libélulas la lluvia venidera, el sudor la primavera impúber, el llanto silente es prueba del sacrificio latente. Y escriben, los enamorados, los impacientes, los desamparados que buscan techo en el suplicio y abrigo en lo superfluo, líneas que dibujan historias de los días relámpago, días que duran parpadeos y te esfumas es un abrir y cerrar de ojos, noches interminables de Noviembre en la soledad de su ausencia, es que Lola deja marcas que ni un cometa podría sobre un colchón con insomnio, te vuelve Tigre a la hora de amar, se vuelve fragancia sin perfumar sus labios e historia sin fecha de caducidad.

La amo, negarlo sería la como fundamentar la hipótesis fantástica de un hipócrita que no aprendió a reconocer su propia verdad. La extraño, intentar evitarlo seria como asegurar que el Sol mañana se apagará, estamos a mil años luz de una misma realidad pero estamos tan unidos que no puedo no nombrarla cuando creo frases de lealtad, Lola nunca morirá, me enamoró hace un lustro y aunque no la vea su solemnidad golpea en mis manos cuando intento no temblar al verla ser o estar. En Francia o Gibraltar, en mis sueño o al despertar, el misterio de aprenderla es adicción en mi sociopatía aguda, me pone nombres, me apoda Tigre y me dopa antes de asesinarme una vez más, me llaman poeta por lo que llevo dentro y no por lo que tallo en versos de cotillón, me enterraron un centenar, me dieron por muerto pero mis ojos no se apagan ni en la total abstracción, soy letra y soy eternidad, el día que la vida pierda podrá perder su humanidad, pero mientras mi tienta trascienda ella será mi eternidad.




------------------------------- O ----------------------------


Tigre.-

Caratulas bajo la lluvia.

Después de mucho tiempo, el regreso de una sana costumbre... Lectura. Un sólo tropiezo, preferí dejarlo para hacerlo más espontáneo.






Caratulas bajo la lluvia.


Las primeras luces del nuevo día escurren por los callejones distraídos y pintados de historia. España, almendrado en las aceras benditas, ciudad de actores y matices admirables, azul-grana y merengue, aldabas y tejados, luminoso ando el sendero del cantor, el ecosistema del pudor, la selva de rencor y el catalizador de puntos y comas.

¿Dónde quieres que te nombre? ¿Dónde duermen los plebeyos? ¿Dónde se ocultan a llorar los condes?

Del equipaje que cargué hasta aquí fui perdiendo hasta el último alfiler, de las mujeres que me amaron huí sin dejarles seguirme el paso y ahora, sólo sin un labio recuerdo el incendio del niño, la desesperación anestesiada, la fidelidad del canto, la bella, el rostro de la bestia y la locura del humo abordando los pulmones del clérigo.

De entre tanto parto al tacto por el centro y por los lados, palpo y encanto, levanto la mirada y con pupilas que dan saltos como con zancos me embarco en la soledad del papel en blanco, te extraño tanto, te río un llanto, te llamo un espanto y entre tanto envejecer creo que es cuestión de aprender que avanzar es crecer, ganar blancos cabellos y destacarse por ellos.

Piénsalo...

Si de tanto camino andado encontraras a una pitonisa vestida de niña de perfectos rizos ¿Cuál sería la única pregunta que le harías?

Ahora piensa qué sucedería si la respuesta a ella fuera sepultada tan dentro que tuyo que no pudieras recordarla, si sólo sintieras en tu corazón que han saciado tu inquietud, saldado tu deuda, aplacado tu duda... ¿Qué preferirías que planten en tu mente? Quizás el paradero del amor ausente, la solución al complejo dilema del "Por qué" Una fecha, una firma, una imagen, un paradigma, el montaje necesario para ver tu futuro, el desenlace del cuento que aún ni siquiera ha sido escrito, el nombre de tu estrella más cercana, el perfume de tu rostro más humano, el significado de tu cuadro más abstracto, el refugio del personaje que añoras tanto.

Piénsalo otra vez...

¿Cuál sería tu pregunta ahora?

Busca bien en tus frases, en tus manos y en tu calmo canto bajo la lluvia de verano... La respuesta está allí, dentro de tu lado más lejano, dentro de ese gesto platónico y pintoresco. Busca en tus disfraces, caratulas de tu Yo más impropio, del fin del principio del choque de los planetas. Búscalo, búscame y búscate, seremos anfitrión, invitado y espectador, la respuesta a tu duda existencial, la solución a tu planteo y lo fundamental en el desenlace de los cuerpos.

Sonríe, la respuesta espera allí.


----------------------------------------- O --------------------------------------


Tigre.-

Tigre de ojos blindados.

No me gusta perder, pero esto no es un juego...

No tengo tiempo de llorar, el tiempo muerto que poseo es el que te toma callar al silencio y hablar, no siento el tiempo pasar entre estrofas de caoba y azar, no envejezco a tu lado, crezco, maduro y me compadezco de los presos del tiempo testarudo. Tiempo es darle al suspiro una corchea de más, darle al hervor un toque de azafrán y dejar que la Luna se llene otro chasquido. 
De pie sobre un banco en un parque francés, un discurso al alba, hacer leña del árbol caído, hacer vino del vaso vacío, tango del paso frío, hace tiempo no hago un salto al abismo, hace un siglo no avanza mi ritmo cardíaco, hace tanto que no sueño que sueño contigo, hace tanto, tanto lío el escritor que ya casi no es mi amigo, hace algo distinto mi cuerpo dormido que lo hace dominio, hace tantos Domingos no pierdo los estribos, hace tantos años que escribo que es texto lo que pienso, lo que siento, lo que digo.


Hace mil olvidos éramos mujer y marido, la tinta y el estilo, la rima y ánimo nacido, hace un millón de constelaciones rotas que no tengo noción de lo que he vencido. Ponerle una sonrisa al desastre, sal a la herida perpetua para recordar por qué está allí, clavarse al suelo con el desgarro en el pecho para que permanezcas intocable y en paz, un silbido de humanidad en plena guerra, un zumbido aplaudido, un susurro invencible, una píldora para el rencor, un soldado en la batalla, un rey encerrado en el espacio reducido, un Tigre de ojos blindados.

No hay tiempo perdido sin algo aprendido, no hay enseñanza en vano si tu mano se cierra en mi brazo y queman como brasas bravas quemando el tiempo. Mujer, tus riendas y tus piernas escriben poemas en primaveras longevas, tus sueños me despiertan y los sueños de mis sueños me dispersan pero el rojo vivo de tus mejillas me reciben pieza a pieza, mancha a mancha, marca a marca, me rearman y entre el fuego que despliegas de mi ceniza resurge mi inconsciencia, locura y preludio, premonición y percepción, pulseras, persianas, portales y pociones de "De vez en cuando", profesionales sin profesión, maestros sin títulos, escritor sin libros, un hombre sin tonos, un hombre sin tiempos.



En un metro y poco más se esconde la mujer enorme, inmensa, en dos décadas y algún año se desarrolla la gran odisea de ser imposible en un enorme universo de posibilidades, en un papel pierde las cábalas un santo, en un reniego ruge el Tigre enfadado. Disipa el dolor tu tacto,
remplazando la euforia por el éxtasis tu pulso y tu canto, me encanta, me salva. En un minuto de tu tiempo puedo hacer preciosas caricaturas en tu piel y tu alma, las palabras alcanzan un lugar que no podría algo más, las palabras que deja mi boca en tu pecho, en tu cara con máscara de almohada, la palabra tatuada más allá de tu piel virgen o esclava, mi palabra, la que riego en tu jardín cuando mi cabello alborotado te canta, mi palabra, sangre del tiempo, santa plegaria.

              -------------------- O ------------------


Tigre.-

Eclipse ficticio, pero real.

Tras algunos sorbos de café pensando y repensando la página que leí en el diario de Lola, dejo pasar unos minutos y lo vuelvo a abrir, vuelta de hoja, algo más tendrá para decir...

...

Un rugido recorre los pasillos y excede los techos, un fulgor emiten sus dos ojos mientras muerde a su presa, presa de sus garras, perdida en el placer y la rendición. Primero fue el huevo, luego la gallina y por último sus manchas a lo ancho de su cuerpo. La noche cae en el Sur de los peregrinos, la vida fluye en un cáliz de papel, el Sol brilla y el grafito lo refleja, la Luna es Luna por muy cubierto que esté el cielo. La mira a los ojos aunque no haya una sola lámpara encendida, le grita amenazante aunque el eco no exista; la respira, la huele, la acaricia como ablandando la carne que será su cena. El eclipse no existió más que en sus sueños, el perfume no fue más que un espejismo, el orgasmo no es orgasmo si se adeuda, sus mejillas rojas se persignan, tiene el cuello sostenido por una garra anaranjada, tiene tanto para dar que no da más de sí. 

Cada persona es un mundo, cada mundo con su himno, cada texto su historia y la suya es una fábula, son tiempo y tono, son todo nada, un mar de llaves y ni una puerta cerrada, una sola gota de sudor que inunda el alma, una sola emoción que mueve montañas, un sólo corazón que tanto extraña, una página en blanco y el amor en tablas, un jaque al temor, un mate de palabra. Tiene una porción de vida por cada lugar por el que anda, tiene una sola prisión, el tiempo que le falta. No me digan que les hace falta, le falta fuerza para enfrentar a la nostalgia, le falta espacio para andar, le sobra amor para su semejanza, sangre de su sangre, familia somos, del polvo venimos con cien pájaros en mano, con un soneto despiadado y un tango en el piano. 


Aturde tu grito, rugido de santos, acude a tu auxilio el felino humano, altura del manto, lujuria y espanto, ha perdido tanto por querer ser blando, ha lastimado en vano por andar sin llantos, llueva o no en la calle llueve dentro de su coraza y casco, yo no quiero ser testigo de sus ojos rojos, ni partícipe de su loco andar, yo quiero ser parte de su primer salto y quiero acariciarlo mientras duerme después. 

Quiero un Tigre, todos queremos un Tigre que nos salve de una fiera peor.

---------------------------------- O ----------------------------------


Gracias por el cariño y la difusión, es todo un honor para mí escribir para ustedes, de más está decir que tienen la página de Facebook para estar al tanto de las novedades https://www.facebook.com/NeuronalRevolutionBlog y que son libres de comentar, sugerir, etc. tanto como quieran. 

Texto profundo, sentido como pocos. Escrito camino a casa, en cuarenta minutos. Como en los viejos tiempos, no hay mal que por bien no venga.

Buenas vibras, buena vida. Fuerza, pasión y poesía.


TIGRE.-

Diario de Lola.

Me sentía afortunada por tenerlo de pie frente a mí...

Me sentía especial, atraída por él, a leguas de la realidad, a un infierno de su esencia, me sentía contenida incluso cuando permanecía lejos mío, es tan distinto, tan él, tan como ninguno.

Me trataba como un personaje de película, mirando primero mis ojos, luego mis labios y por último mis muslos, me hablaba en tono relajado y bajo, callaba sus problemas sólo por escuchar los míos, calmaba mi frío como pudiera, me amaba con un estilo que al día de hoy aún sigo sin poder describirlo. Amable y de paso pausado, con la mano en el bolsillo y el tabaco en los labios, le decían Tigre y el sabía cómo mirar a sus presas, las cautivaba, las adormecía y justo allí atacaba, con filosos colmillos que hundía en mi espalda, con besos furiosos aunque no dañarían ni un pétalo de su flor, tan profundos como el cielo de Octubre, tan enviciante como la lluvia de Noviembre.

Lo miraba pensando que no me observaba, qué equivocada estaba, lo quería en mis brazos, en mi cama, perfumando mi almohada con su eterna presencia, la que deja al levantarse y partir, una suerte de alma que persiste donde estuvo para protegerme y abrazarme si el cielo amaga a quebrarse.

Frágil, lloraba con sus ojos, con su entrecejo, reía con sus pupilas, amaba verlo haciéndolo, se lo dije y fui la primera en hacerlo, siempre me dijo que nunca deje de sonreír, sus ojos mirando me contagiaban, sonriendo mirando los míos, se enojaba y serio me esquivaba, odiaba que la gente viera sus lágrimas, su odio, odiaba verlo partir, aunque supiera que volvería, nunca le dije exactamente lo que sucedía, lo extraño.

Mis labios pronuncian su nombre mientras duermo, vibro con los recuerdos de sus detalles, mis deseos.

La esencia queda donde más la añoran, el alma la llevan quienes más la necesitan, no importa dónde estés, sino dónde están los que uno extraña, tengo un Tigre todo el tiempo conmigo.


--------------------------------------------- O -----------------------------------------

Nunca, jamás, dejen de sonreír.


Tigre.-


El romanticismo del destino.


Lola y su escritor favorito tienen sexo entre letras, él le escribe mientras ella desnuda y recostada en su falda lo lee atenta, se siente amada sin que le apoye una mano en el cuerpo, se siente atraída por la descripción, por el detalle, los puntos y las comas. Lola sabe que no puede hacer nada, sin importarle lo que pase a los demás sabe que ella no puede dejar de leerle, recordando sus manos y su abdomen, su boca y el arte de saber usarla como arma. Lola se excita sin que siquiera la nombre, le encanta, lo repite todo el tiempo, le encantan cosas como tal, o cuál, cosas como la que su escritor predilecto define y su amante en su piel imprime.

La composición musical en tu espalda, cuerda a cuerda, tono por tono, acorde por acorde; de acuerdo a mi locura, he perdido cualquier rezago de cordura. Destejiendo las pastillas que olvidamos, desperdiciando las horas, el tiempo es nuestro, juntos no pasa, juntos lo distraemos, juntos lo retrocedemos, lo volvemos lento, pero intenso, lo aceleramos, sonando a cada Tic, a cada Tac. Tus piernas encierran la obscuridad, tus manos se aferran al suelo, sencillo suelo, blando como el cielo tormentoso.

La ley, el orden, la luz deforme, tu presencia enorme; las riendas que te sacan del camino, los jazmines del jardín del Edén, el perfume de la piel sin perfumes, el agua, el viento, relojes sin resentimientos y el sueño acumulado. Se te cayó una pluma sobre un lomo gastado, anciano y cansado... Pero lomo de Tigre, eufórico, paciente, sutil, intenso, solemne, sincero, desnudo, durmiente, resistente, en crudo, sin focos, sin rostros pintados, sin flores de papel ni sueños de plástico.

Tengo una historia para cada pétalo, tengo una anécdota para cada centímetro de tu espalda, mis manos trazaron un mapa sobre tu piel para no perderme en ti a la hora de marcharme, con mis labios pinté tus piernas de blanco, a fuerza de besos puros y sin muérdagos, de muslo a muslo, de piel a piel, de "Pe" a "Pa" de raíz a copa, desde la noche del eclipse hasta la que dimos la nota, Sol, Mi, composición musical como la de tus gemidos encerrados en tu semana caótica y el estreno de mi nuevo tatuaje, la tormenta te aterra, pero ésta vez nos entierra sin palas en el ambiente que crea, el romanticismo que nos rodea lo provee la naturaleza, el destino, sin calabazas de Noches de Brujas ni despliegues universales, nosotros, nuestra historia.

Acariciar la piel de una mujer con la calma de un soberbio aunque la explosión de adrenalina encerrada podría alcanzar a Antares y su séquito, alabarla, darle aire, abrazarla, volver a tocar su espalda, volver a besarla, hundir las yemas de los dedos en sus hombros y como un niño en una dulcería hacerse adicto a su cuello, aferrado a su cabello y sus ojos negros. Ser la droga que dilata tus pupilas como una supernova, destellante, profunda, de la nada al todo en un instante, apuñalando mis hombros con tus uñas y tus colmillos salvajes y desafiantes...

Te recuestas en mi pecho, te relajas, te sientes cómoda como nunca antes, mis brazos largos como uno de tus suspiros te rodean y consuelan, los días son asuntos difíciles, las noches la volvemos de platino mientras el mundo gira como dentro de un tornado, me pierdo en tus latidos sintiendo el calor que aún emite tu cuerpo, no llores, no lo hagas, no te marches, no me despiertes, no me beses, no me sueltes, no despiertes, no me digas nada, calma tu desesperación y desnuda la jornada, hazle el amor como a mí entre sábanas, nadie puede detenerte cuando brillas, cuando estallas.

Lola susurra algo a su oído y se duerme, Lola está llena de secretos pero nadie, ni nada, puede leer su mente.



----------------------------------------- O -------------------------------------


Tigre.-

Amanecer bajo el agua.

Canta, con la voz que Dios te dio, con las manos, golpeando los pies, sangrando el alma. Canta que en algún lugar alguien estará escuchando, canta que dijeron que no nos queda mucho y ese poco entre nosotros podría ser un siglo sin día de los muertos, sin noches buenas de mierda, ni años nuevos enfermos.

Disfracé de milonga a un redoble circense para bailar un tango con los muertos y no ver un espectáculo hipócrita de tapados y y llantos comprados, pintados en las caras de noctámbulos y borrados de los lomos de animales esclavizados, como yo, el Tigre al que nadie ve andar en círculos desesperado, mirando a los lados, rugiendo de vez en cuando.

Desnudé a una mujer hasta llegar a su centro, a su núcleo, descubrí su polen, la supe flor, desgarré sus vestiduras con palabras que los hombres normales ya no dicen, conocí sus instintos, la música de sus manos desgarrando el fastidio, la música de mis besos soberanos sobre la espalda de un cisne.

Perfuma, no tu cuello ni tu vientre, perfuma la esclavitud de mis pupilas en tu piel como estigmas. Amo el modo en que sonríes, aunque perjudiques a la fiera que intenta mantenerse cuerda sobre la soga floja que nos mantiene en la cúspide del espectáculo. No me beses, mis labios carecen de voluntad si tu boca próxima se encuentra y el final se acerca.

Canta, por la fuerza de tu padre, por la ausencia del mío, por la cama de madera que suplanta al hierro, por la falta de pretexto y el exceso siempre experto. Canta, que tu voz amanece en mis oídos aún si duermo bajo el agua, que tu mano en mis espalda calma dolores, cura heridas, me salva. Calma, que tenemos tantas a favor que a la hora de las cuentas claras no entrarán en nuestros bolsillos las buenas obras que nos adeuden.

Descansa, en mi hombro, en mi lomo o en mi falda.

------------------------------------------ O ----------------------------------------

Gracias por el apoyo de siempre, por la difusión, por la paciencia, por la fidelidad y por sobre todo, por su tiempo.

Buen día, buena vida, buenas vibras.


Tigre.-

Savia, sangre, sudor, lágrimas.


Midas convertía en oro todo cuanto su mano rozaba, capaz de crear fortuna por donde andaba, solo con un segundo de su tiempo. Pero él, mi amigo, mi hermano, convertía todo en vida... 

Con dedos finos y pies inmóviles mi hermano supo acompañar mi historia, con colores y con aroma a naturaleza pura, con la compañía disimulada y pasiva, aunque paciente y ajeno a todo. 

Tengo un hermano de años tantos, me pregunto si a él le pesarán tanto como a mí, si me verá crecer o anhelará la noche de los solitarios, me pregunto si su movimiento pausado podrá describirlo un poeta mal pago, un editor rebelde o un sabio sin heridas sangrando.

Me pregunta sin hablar y yo le platico de mis altos, de mis bajos, limpia mi aire por muy viciado de rencores que esté, lava el pecado de mis manos, sin tocarnos, sin mirarnos. Me ve llegar de prisa, me ve desnudar Santos, me ve llorar entre platos sucios o entre palmo y palmo, me oye cantar y no hay tono errado del que se queje o del que se oculte. 

Mi hermano tiene nombres rebuscados, tiene zapatos gastados y sin dar siquiera un paso, viste siempre el mismo perfume y ama tanto el agua que baila bajo su baño, no le teme a los rayos, no mi hermano, no es un matemático ni un experto en estrategias de mercado; aunque haya quienes lo llamen "Algo" él no pierde su porte y se viste de gala incluso los Lunes de feriado. Usa un camuflaje especial cada estación del año, mi hermano es un señor, a pesar de no ser un buen referente siempre supo ser un compañero del camino andado.

Mi hermano se resquebraja, como el interior de una taza de café añejada, se dobla como un junco en sudestada pero nunca, jamás se quiebra sin tener un As bajo la manga. Mi hermano no es un hermano normal, ni siquiera es humano, mi hermano es una parte de mi vida, a pesar de ser un árbol.


--------------------------------- O --------------------------------

Muchas veces usé frases sueltas, imágenes al azar y otros ejercicios para desarrollar mi capacidad de escribir de distintas maneras y distintos tipos de textos, hoy en particular el ejercicio es simplemente usar una frase suelta de alguien, la cual generó tan sólo una imagen en mi mente, con esa imagen, este texto.

Dedicado a la naturaleza misma, fuente de todas las maravillas del día a día, de la belleza y la evolución, el agua que lava, el Sol que ilumina, los colores que acompañan, las flores que perfuman nuestra vida. Pachamama, gracias.


Tigre.-

Cinco años y el tiempo pasa.

Entre las llamas del infierno que te extraño, entre lo dulce de los besos que regalo, entre las cruces de la música que he llorado, entre tú y mi sueño dorado. Entre cafés y sábanas púrpura, entre noches de insomnio y llanto, entre tenerte y gritar hasta el infarto, entre desearte y desearme, prefiriendo a un espejo el reflejo de mi sonrisa en tu pupila, desarrollando ideas, dilucidando enigmas, destejiendo redes con que vistes tus piernas, desnudando así tu feminismo, deslumbrado y desafinado.

He ido y he vuelto, sí que es distinto, de camino al cielo y de vuelta al suplicio, un camino que dura un gemido al ir, que dura una madrugada completa regresando solo. Como un títere colorido y amable que de buenas a primeras es una marioneta lúgubre y despintado. Como una botella de Ron vacía y el reposo en tus piernas o las mías, contra el vidrio rojo que perdimos cuando destruimos las promesas.

Como el perfume de una botella sin etiqueta, embriagador, intoxicante, aroma por la mañana si amanezco en tu vientre, veneno si te huelo en mi camisa arrugada. Como el misterio de tu beso esquivo, como el jeroglífico de tu mirada ausente, como el código que usamos para amarnos, propio, nuestro, altruista e imposible a menos claro, que se trate de los sueños.

Sueños rotos, rojos, sueños gloriosos, sueños mortíferos, esos que ni bien despiertos nos regalan la sonrisa que segundos después las ausencia nos quita. Espalda pintada, con trazos sublimes, sutiles y suficientes, suspicaces a la hora de la caricia, como sonrisas sinceras, sin prisa, sin pausa, como los labios sumisos, entregados a la caricia de los besos en las plumas, el sexo y la bruma, la dulce cuna en que se mecen los dueños de los grandes sueños, antifaz de cristal, anécdotas de barro, amarga savia del eclipse nuestro, mío.

Desnuda tus pies, ábreme tu espalda, despliega las alas que las estrellas forjaron con polvo y luz, desmorona mis ideas, despinta mis ojos, recuerda mis frases, reescribe mi vida, recibe mis letras, refresca mi memoria, refleja mi nostalgia, reposa en mis brazos, ruge conmigo, vibra conmigo.


                       ---------------------------------------- O --------------------------------------


Gracias a todos por leerme tanto, 15.000 veces, gracias por estar conmigo tanto tiempo, HOY, cinco años. Cinco años de vida, cinco años de neuronas distraídas, de pensamientos encontrados, de sensaciones y sentidos tan cambiantes como mi estilo. Cinco años de revolución.


Sinceramente, desde el fondo de mi alma, a cada uno de quienes alguna vez me han leído, para ustedes, un año más, un texto más...

TIGRE.-

Llámame Tigre.

Juguemos a que los desaciertos no son errores, juguemos a que el error no es motivo de pena, ni perdición. Juguemos a que la noche no descansa hasta vernos dormir, hagámonos los dormidos, simulemos ser siluetas, mordernos la lengua, sintonicemos las radios al mismo tiempo para cantar los mismos éxitos, canta una canción a la Luna llena, llámame Tigre, tal como me llaman quienes me ven el cuerpo y el alma, piensa en mí, sueña conmigo, dime otra vez quién es a quien esperas, en quién depositas tus esperanzas.


Dime qué dicen las palabras de la gente que no se atreve, mientras puedas dime lo que quieres, mientras quieras dime que te bese, mientras te beso, pide que me quede. Mezcla una carcajada con una sonrisa tierna, empalma mis deseos en tu dolorida espalda, espanta la pereza con tu genio y tus ojos esmeralda, vive, sueña, perdiendo se gana.

Gime, goza, hundiendo en tu cuerpo mis dedos te olvidas del corso, invade mis rezos, evade el incienso, enciende mi fuego, olvida la farsa. Mitos, humanos, mitómanos, nostálgicos, efímeros, eternos, principios, epitafios, principitos, maestros.

Libera mis piernas, deja mi cuerpo desnudo, levanta mis manos, entrelaza tus dedos con los míos, no sueltes mi brazo, no quiero volver, no quiero polleras, no quiero botellas, no quiero pasajes en libros callados, no quiero gritos silentes encontrándonos resistiendo, no quiero atar mis labios una vez más, no quiero esperar.

Juguemos a algo distinto, juguemos a que quien primero se equivoca gana, juguemos a que el fallido es un acto acertado, juguemos a que los demás nos crean unos, juguemos a ser nosotros, nos odien o nos amen.

Juguemos a no dejar de buscarnos, aunque encontrarnos acabe en desastre.



----------------------------------- o -----------------------------------------

Gracias, 15.000 veces, a aquellos que leen esto que hago con el alma y la vida, gracias por las 15.000 visitas, gracias por compartir una y otra vez por el medio que sea, Twitter, Facebook, de boca en boca, como sea.


Les recuerdo que tienen la página de Facebook para estar al tanto de noticias y actualizaciones poniendo "Like/Me Gusta" en https://www.facebook.com/NeuronalRevolutionBlog . Gracias 15.000 veces Pupe, Ro, Miic, Mark, Rosi, Dany, Lu, Lean, y a cada uno de los demás, algunos que prefieren permanecer anónimos, otros que prefieren pasar desapercibidos. Gracias por tanto, gracias, gracias, gracias. Gracias a mis inspiraciones diarias, gracias. GRACIAS Maro por educarme así, por ayudarme a creer en mí, confiar y sobre todo a no parar, que mientras más me empuje el viento hacia atrás más decidido tiene que avanzar el Tigre, gracias.


TIGRE.-

A palabras.



Perdón, es que... Creí que ya no me leías...

Sus palabras fueron píldoras para el insomnio, los pliegues de su piel canales para la lluvia y el viento. Sus miradas piensan que pueden evitar mi voz, pues su boca transforma el deseo en locura que desborda. Su maléfica figura y su andar firme inundan de perfume el infinito, infernalizando el paraíso, santificando el pecado y masificando mi ansia.

Si pudieras decirme que sí, ¿Si pudieras mirar a través de mí qué preferirías ver? Tal vez la respuesta a tu duda, el saldo a tu deuda, un imperio de intenciones, las mejores de ellas, un emporio de miradas cruzadas con el silencio de las imágenes, una mueca del Sol a la hora de dormir, una respuesta a la pregunta que necesita un señor.

Puede ser el enroque de la última torre, puede ser el caballo de batalla, puede ser el movimiento de tus piernas acercándote hacia mí mientras yo miro el cielo desorientado, puede ser que mis rodillas castigadas hayan golpeado fuerte el suelo, pero me alivia saber lo rápido que me han vuelto a poner de pie.

Puede ser por su silencio, puede ser quizás que tu beso me confunda, que tu ausencia me corrompa las ideas, que verte tan bella nuble mi conciencia, pero pensé que ya no era lo mismo, no estaba seguro de que realmente siguieras ahí esperando mi beso culpable pero animado, luminoso y perfumado, no quise que te sintieras apartada, no quise que creyeras que aunque no te mire no te tengo enfrente todo el tiempo, perdón mi gran amiga, pero después de tanto tiempo la mente juega sucio y el aire es casi humo, perdón por no gritarte que te extraño como siempre...


Perdón, es que... Creí que ya no me leías.

Inspira, todo tiene un nombre.



Hoy es mi primer noche a solas con París, Lola tiene cita con sus familiares y a mí eso de sociabilizar nunca se me dio del todo bien, preferí tomarme la noche para conocer un poco más la ciudad, lejos de las postales, lejos de las luces y los ruidos. Sobre un pequeño canal se alza un puente de adoquines que está ubicado a un lado de un parque cuyo nombre podría intentar pronunciar mil veces y nunca triunfar. Pienso en los labios rojo fuego de Lola y sus piernas, ajenas, ideales para la hora de la siesta en un mes tan gris como éste Agosto que nos influencia y desmotiva, me siento decepcionado, para ser sincero esperaba que me recibiera bajo este puente un personaje típico de ficción, con un atuendo desprolijo aunque colmado de galantería, o que al acercarme a este lado el lamento de un saxofón oxidado teatralizara mis pasos... Pero no, no hay ni patos siquiera, ni faroles despintados iluminando a furtivos enamorados, París no es tan glamoroso ni tan profundo como esperaba pensaba y mi mente ya comenzaba a irse por las ramas de blancos y negros en cortometrajes sin sonido cuando me distrajo un canto casi tan sentido como un llanto, una plegaria armónicamente decente pero sentimentalmente exuberante, me recosté en un banco y cerré mis ojos dejando que el acento francés y los ribetes vocales me asesinaran si lo deseaban, entré en un estado catatónico pero absolutamente placentero, el cuerpo adormecido no pesaba, sentí como si por unos segundos flotara, como si su voz me sostuviera suspendido en el aire y pensé en Lola, en sus matices, su humor, su amor y el momento álgido de nuestro sexo, pensé en la distancia, en las madrugadas en España, las tardes en Buenos Aires y nuestros encuentros nocturnos camino a la playa, pensé en que si ella no me besaba pronto moriría en el lamento cruel de algún disco rayado, pensé en la primera vez que acarició mi rostro, besó mi pecho y se recostó en mi cuerpo tibio y excitado.

Intentaba pensar en algo que pudiera ponerme histérico pero pasaba desapercibido, pretendía enfadarme y mi sistema nervioso lo pasaba por alto, pretendía ser un loco mas el poeta que lo controla no paraba de inventarse frases de cuaderno, no podía dejar de oírla y me imaginaba violines y pianos engalanando su arte, pensé en los apodos y los significados, en el Tigre que soy bajo la piel y tras la mirada, en la furia que nace por perder y en la obstinación o amor propio que me hacen seguir y seguir siendo, adoquines, violines, faroles y espadachines, espirales, tulipanes, Lola, su madre, la mía, el valle, la llave, nada, ni nadie.

Me molestó una luz frente a los ojos, me giré y no dejó de incomodarme, como pude separé los párpados y reconocí una imagen cotidiana, el Sol alzándose sobre el licor de una nueva mañana, me dormí, tan lentamente que no pude siquiera evitarlo, que no me enteré. Volví a casa mientras nadie pasaba por mi lado, subí las escaleras, cerré tras mi espalda la puerta y ella me recibió con el dulce néctar de sus labios apasionados, no importa lo que dijera la canción que cantaba, ni cuántas vocales tuviera su nombre, aquella voz será sin dudas motivo de inspiración para un texto algún día.

La inspiración está todo el tiempo ahí fuera, si la dejas ir será de otro, si la amas, será tuya eternamente.

Tigre.-

Coincido con mis sentidos.



Nuestros sentidos actúan antes de que nuestro cerebro se entere siquiera de qué es lo que sucede...

Por mis ojos corre salvaje y libre de ataduras tu existencia, verte ir y venir es un poema y una bendición, para cuando mi sistema nervioso cae en la cuenta de que no puedo quitarte la vista de encima mi rostro ya es tarde, mi rostro guarda la luz con la que tu sonrisa ilumina.

Tacto, bendita capacidad de acariciar, de sanar tu cuerpo y relajar, milagrosa posibilidad de grabar en mi piel la tersura de la tuya para poder compararla con el pétalo de la rosa más roja que hayas visto en tu vida, con la blanca postura de la estrella que da nombre a tu pasado, milagroso y bello manto que recubre una perfecta creación de la madre naturaleza, tal y como un árbol tiene su corteza tú tienes la tuya, aquella que embriaga mi impaciencia con aún más ansias de pintarla con mil besos.

Gusto impecable y preciso, capaz de imaginar el sabor de tus labios y tus párpados cerrados, capaz de rememorar los besos más profundos jamás imaginados, leyendo tu esencia tan al pie de la letra que un libro completo podría ser escrito sólo para inmortalizar la exquisita sensación de dependencia y adicción de cada milímetro catado.

Oír y depender de incluso las burlas, permanecer en silencio y aún así sentirse hipnotizado por la ausencia de sonidos, amargura y desazón si la música se escapa y tus pies no rozan el suelo a mi alrededor, como una píldora que le miente a mi razón y esclaviza mi canción para que sólo te cante a ti.

Pero no hay nada peor que tu perfume, nada peor ni más embriagador, nada más inhibitorio de mi noción de la realidad que el aroma de tu paso junto a mí. Ambiguo, capaz de brindar una absoluta paz, aunque sea también una alarma que despierta el instinto, mi boca se hace agua, mis garras navajas, mi corazón como un repique de gotas en un tejado, mi piel en estado de alerta, mi cerebro anestesiado puede estar al límite de la muerte, y no se entera.

Una vida pasa frente a nosotros incluso antes de que nuestro sistema nervioso lo procese pero puedo detenerme, puedo hacer más lento el tiempo y quisiera ver cuántos son los que podrían hacerlo a la par mía, vencer a las agujas del padre tiempo para en una calada drogarme con tu preciosa presencia, encontrar en medio suspiro las ocho maravillas, las siete diferencias y el sexto océano, el de tus detalles y tus pequeñas virtudes.

Tigre.-

Vestidos de rojo pudor.



He visto tus ojos al leer, te he visto con tus manos mover las nubes recostada en el césped embriagado en el primer rocío de la mañana, con tus pies descalzos y tus pechos de sal libres. Labios rojos, piernas sublimes, una fiera embravecida frente a un Tigre con el instinto por los cielos, una jungla de ideas, un manantial de sexo entre las mentes, próximos al estallido como una supernova de pasión, tan cerca y a la vez tan lejos, tan enamorado de tus ojos negros como de mis secretos, tan impaciente por encerrar con mis brazos tu cintura y no despegarte de mi piel. El mundo huele a miel, sabe a cereza y huele a jazmín, el mundo acompaña mi sed como si yo pudiera beber de ti, como si morder tu cuello y hundir mis dedos en tu espalda saciaran mi hambre y mi ansiedad, faltos de miedo, capaces de volar y volver a despegar, tomarte por la cumbre de tus piernas, alzarte por sobre mí y que tu frente alzada toque el cielo mientras te aferras a mis mejillas con tus palmas transpiradas derrochan bochorno.

Huimos hacia la escalera que nos guía al paraíso, un boleto de ida al infierno, el infierno de tu sexo y mi ropa golpeando el suelo, rojo perlado, reinas sin coronas y campeones del mundo sin trofeo. Quiero sanarte con mis manos, quiero ver tus mejillas embellecerse con el rojo de tu pudor y la ironía del final al que llegamos, quiero perder la paciencia mientras otro se ocupa de musicalizar la locura de un ejercito de desconocidos, conozcámonos mejor, más allá de la piel, de los eclipses y las constelaciones, ya conozco tu risa, conozco tu mirada cómplice y entiendo que tienes algo que yo quisiera más que a respirar, sentir el silencio de tu orgasmo al despertar.

Odio redundar pero eres un descubrimiento al que amo volver y volver es redundar, eres ese detalle que te hace algo distinto y peculiar, algo fuera de todo el montón, algo digno de recordar. Odio repetirme pero mi conciencia sabe de mis debilidades y sabe de ti; si hasta parece que te prefiere por sobre su descanso, asumo que a eso se debe despertar por la madrugada bebiendo de los besos que desparramas por mi cuerpo entre sueños.

------------------------------------- * --------------------------------------


Buen fin de Agosto, no leemos el mes que viene.

Tigre.-

Artilugios de artificio.

Como un piano sin cuerdas ni ébano la vida se vuelve una antigua pieza cinematográfica, vida en blanco y negro, vida muda, muda de palmas, muda de almas, desnuda vida, desnuda como una nuez tras la noche buena, desnuda como tus muslos tras la buena noche, desnuda como el champagne bebido, desnudo y amargo como la vida, amarga y esclava. Procura liberar las palabras, cuando la melodía se ausenta entre líneas es la armonía de tu esencia que aromatiza y devuelve lo que la monotonía amenazó llevarse, cantar un tango, silbar un soneto a la madre de tal, saber cuál es cuál, quién es quién, de dónde y hacia dónde.

No olvides que también tú tienes una voz, que incluso al final del pasillo, cuando frente a tus pies sólo encuentres un abismo y la inmensidad abarque tanto como tus ojos puedan "no ver" gritarás y pese a la ausencia de amigos y amores será tu propio eco quien te de el "Adiós" del final y así serás tu último confidente, quien firme tu sentencia y te de la bienvenida a lo que está por venir.

Digamos que olvidas tus manías, digamos que tus tijeras pueden cortar la sensación de soledad a la hora de la merienda, o que la misma obsesión que no te deja dormir es la que te mantiene en pie frente a lo que el tiempo se llevó mientras el cine hablaba de una guerra de ficción y automóviles fantásticos.

Son tus lentes empañados y tus ojos iluminados por dicroicas la medicina que necesitan los mediocres, la suerte de tus artilugios es pólvora para los fuegos de artificio a la espera de las primeras luces de Mayo junto al puerto del río pardo donde te escribí una de las piezas más bellas de mi repertorio literario. Separa tus labios rojos sólo si teñirás de escarlata los míos. Te observo atónito por la perfección de los pliegues de tu piel, sin etiquetas, vistiendo de gala mi cintura bajo la constelación prohibida del bemol olvidado en la rodaja de limón que mordiste bajo la última lluvia del mes perdido, el año en que la eternidad fue tan sólo una porción del instante que el infinito nos obsequió.


Tigre.-

Mítica e impura.




Durante el clima bipolar de un invierno ciclotímico nos buscamos entre sábanas como papiros y cristales de zafiro, intentando no ser nadie, pretendiendo no vernos mientras nos miramos, de los puertos escondidos a los techos de los grandes edificios derruidos, de "PE" a "PA", de mi mamá a tu libertad, de olvidarte los parámetros sobre los que rige el tiempo, no olvidar que ruge el Tigre, no te fíes de su aspecto calmo. Lo leí en un Salmo, los impíos jamás formarán parte de mi mesa y es esa la facultad de hacerse uno, único, ajeno a lo correcto o incorrecto, esencial, invisible a los ojos.

La ciudad se viste con su manto de gala, su ropa de noche, su perfume derrocha volumen y la música que abunda me reprocha que ya no ande como danzando en las nubes. La fragilidad de las cortinas de agua que la lluvia despliega por el infinito perdura en las pieles tatuadas por la santificada gloria de las palabras desparramadas.

Lola no tiene imágenes que la describan, no tiene definiciones que la puntualicen o la califiquen, es una maroma natural entre fuegos de artificio, mi circo temido, el misil literal que estalla y su onda expansiva baña las cumbres de los Pirineos, una odisea durante la que se desarrollan años de escritura mítica y expresividad impura. Buena noche a su divinidad y buen día a su sueño erótico y su pesadilla melancólica, buena suerte a su dulzura que me deja impávido, a su belleza empalagosa, a su frenética manera de besarme entre líneas y de leerme entre rompecabezas, armando poco a poco nuestro texto entre sábanas desordenadas.

Vulnerable, incrédula, mundana al momento de la verdad, exquisita a la hora del té. Lola me señala, encantada por verme escribir me marca, mira mis dedos fundiendo letras en un mar de magma textual, se oculta tras el índice que tapa mil soles y baraja eternidad. Se pavonea frente a mí y me inspira el vívido recuerdo de los pecados reprimidos, permisos pedidos y primeros pistilos pintados a la luz de los pabilos, despabilados soñadores, bohemios a la fuerza, virtuosos despeinados, desesperados fugitivos del sexo prohibido, errores decisivos, relojes detenidos, magnetismo y piel, almendra y miel, tiempos perdidos, textos sin sentido.

Colores y enigmas.



Hoy es un buen día para salir a caminar, siempre y cuando no te disguste la lluvia, en ese caso... En ese caso es un buen día para no salir a caminar.
Hoy es un día sin tonos, aunque radiante y lleno de colores, como el café de sus ojos, como el rojo de sus labios, como claro del tibio brillo de tus instintos llorando.

Hoy es un gran día para ver el Sol, hoy que no enceguece su luz ni atosiga su calor, hoy es un gran día, sí señor.

Hoy es un día de esos en que desearía no ser yo y que tú no fueras tú tampoco, arrancarnos los nombres en el primer regocijo del día y que nos dure hasta el último jadeo del jornal, seamos nadie cuando nos espere la lluvia, seamos todo mientras nos cubrimos de ella.

Hoy es un gran día si lo miras con buenos ojos, ojos como los suyos, hoy es un gran día si le das a la llovizna la posibilidad de acariciarte, al Sol la de ambientarte, a la música acompañarte y a mis brazos rodearte.

Hoy es un gran día porque nos tiene aquí, hoy es un gran día porque traiga lo que traiga sacaremos lo mejor de él. No me niegues tus labios finos ni el revuelo de tus sábanas, siempre será un gran día si lo revolucionan tus gemidos al amanecer.



Hoy es un gran día si aprendes a reconocer su matices, sus colores. Hoy es un gran día, te tiene en él.



Tigre.-

Perdón por la demora, ya volví.

Relojes.

Tu espacio, mi espacio, tu espina, mi rosa, el espacio que nos separa y nos margina, lo que reduce ese espacio, la prosa. Tu fuerza, mi broma, tu miel y su aroma, el juego y la apuesta, la falta a los veinte, el truco a los treinta. La tregua, la derrota evitada, la victoria trágica, la belleza impávida, la vida de la muerte no escapa, el arte al tiempo tampoco, el tiempo verdugo del amor, el real trascendiendo ante todo.

Extraño oírte hablar otros idiomas, intentando jugar a ser francesa, extraño verte caminar por la calle descalza y experimentar la huelga en tu sangre.

Dibujaremos en la lluvia constelaciones rapaces, figuras fugaces como las estrellas que armonizan nuestras mejores fábulas espaciales. Tienes en tu mano un libro abierto y en tu pecho un destino incierto, tienes la cultura de los que saben desde el nacimiento, tenemos la química que los señores buscan entre tubos y ensayos, tenemos las mentes pendientes de lo que el otro pretende, tenemos errores para cargar con ellos, tenemos la vida para cometer nuevos, tenemos la vida para remediarlos.

Tristes escriben las paredes noctámbulos artistas de la nueva bohemia, juntos como piezas de un reloj, exactos como sus movimientos, precisos a la hora de manejar el tiempo, perfectos, aunque nadie nos vea trabajando a la par, a la vez.


Tigre.-

Dedicado a aquellos que estuvieron pendientes y pidieron un texto :)




Nunca tendrás un monolito.


Aún no logro encontrar la manera de contar que aveces veo fantasmas, aún no sé cómo explicar que aveces me siento un monstruo, reconozco que más de una vez las palabras de los otros son puñales que aún se retuercen en las heridas que me hicieron al golpearme, aveces, siento que si cierro los ojos más de la cuenta, todo esto podría ser bien un sueño.

Salgo aveces al cielo a ver qué pasa y me encuentro con los restos de lo que los ausentes dejaron, el cuadro por mi abuela pintado, el relato de alguna tía, los ojos de Maro, las páginas en blanco del diario de Lola, las madrugadas frías de un Abril sin velos blancos.


No van a hacer en tu honor un monolito, jamás lo harán, no será reconocido tu esfuerzo al parecer, no importa qué tanto cueste lo que hagas o qué tanto pongas en ello, no serás nadie sin una medalla que te galardone, no habrás hecho nada sin un premio que lo conmemore, pues bien, será la condición que nos separe, mi texto es mi alma, mi sangre y aire, no necesito diez mil copias vendidas para sentirme un vencedor en mi meta, no necesito cien mil lectores para sentirme afamado, no necesito aprobación de nadie para sentirme graduado ni la sangre de nadie derramada en mi honor para sentirme amado.

Si pudiera ser lo que todos esperan de mí créeme que lo sería, si pudiera conformarlos, si tan sólo pudiera...

Tengo un póker de sonrisas que me mantienen vivo, valiente y perseverante, sonrisas incondicionales, verdaderas, reales, sonrisas que amo como amo a las personas que las portan, tengo un amor, tengo una gran amiga, tengo el recuerdo de una maravillosa gema, tengo toda mi vida para darle cada segundo de respiración al secreto que guardo bajo mi almohada cada noche cuando suspiro antes de quedarme dormido.

Tengo 14.000 motivos en más de 4 años para agradecer que a pesar de todo sigo vivo, escribo, tengo un corazón y un sentido para cada uno de mis latidos.

-------------------------------- * ------------------------------

Felices 14.000 visitas (Se cumplen con este post) (A menos que nadie lo visite, pero como alrededor de 50 personas distintas leen el blog regularmente supongo que no habrá problemas) Felicidades a mí como escritor y ustedes como lectores. Muchas gracias por todo esto.

Tigre.-

De la ira al vapor.

Poesía, barajas marcadas como prueba de membresía, mixturas esperanzadoras de épocas devastadoras, maravillas de par en par, maquinitas de andar y obedecer a la verdad que Leonardo pinta en la aflicción en la mirada de Lisa mientras su sonrisa falsea sensaciones rebuscadas.
Difusas tanto como confusas mi amor tus manos reclusas de fantasías y huérfanas de caricias anestésicas, palabras especialistas cuando tu ira entre ceja y ceja mira y sientes el enfado por las maléficas historietas manifiestas en los malabares de la desbaratada utopía.

Mal sueño, realidad.

Te encuentras helada, Buenos Aires lloró la noche completa entre gritos y refucilos, mis pesadillas me permitieron verte temblar y arroparte mientras fuera un vendaval se despereza, logro dormir y el resto sólo lo conoce lo más inconsciente de mí.

Me espera café caliente en una taza blanca y decorada, la puerta del baño entrecerrada y el vapor de tu ducha caliente los vidrios de las ventanas empeñan, nos empeñamos en besar las heridas abiertas soñando con que algún día sanaran, nos enfocamos en amarnos aunque no nos dibujemos corazones e iniciales en los cristales mojados.

No llores ahora me pides, no habrá valido la pena si hoy te das por vencido cual si estuvieras maniatado, no sonrías por vergüenza solicitas, no la necesitas para mostrarme tu alegría, me llama "único" precisamente por no ser otro, me llama "Santo" por mi pasado, "Tigre" por lo alcanzado, me llama en silencio y en silencio respondo, acaricia con sus manos mi rostro y con sus mensajes secretos mi pecho, mujer de ojos pardos, mujer de dulces labios, mujer has tú de ser la fuerza de mi placer.


Tigre.-

Una vuelta más


"Treinta vueltas al Sol no son poca cosa." Soltaste a mi oído mientras te apartabas, me miraste a los ojos y tras una excusa me regalaste el más dulce de los besos como si lo hubieses guardado exclusivamente para mí, para dármelo en el momento exacto, el mejor, el más indicado.

Las luces se fueron otra vez Lola. Son la 4 A.M. con algunos minutos más esta vez pero te extraño como si lo que no fue hubiese sido hace un siglo y un mes. La tormenta es otra vez cruel y yo me aferro a lo poco que tengo para ver si así te encuentro tal vez bailando por ahí mientras yo te miro aunque creo que no estoy allí. Nunca supe manejar el amor, nunca supe evitar que me maneje él a mí, nunca quise perder lo que no perdimos al fin, nunca quise ser yo quien te diera el último adiós.

Lola donde te encuentres besa la lluvia por mí que encerrado en una poco pintoresca París te escribo para soñar que estás aquí. Oigo a alguien murmurar fuera o quizás sean las gotas sobre la cornisa hablando de mí, meticulosas a la hora de la crítica, con más mañanas que yo manchas, más indecisas de lo que soy o fui, a la hora de volver, querer, poder, siempre está tu voz cuando no quiero cantar sin tí y tu llanto cuando no quiero llorar solo.

Lola necesito escribirte, enseñarte y aprender de ti, de tu frase y tu sigilo, del libro sin hojas, del lirio sin espadas ni rosas, de la clave, del Sol, del amor y el saber decir que no, de decidir por tí para que no seas tú la que se deba arrepentir, aprender de mí, aprender lo que olvidé cuando te amé sin partir, amo tu ausencia incluso, mientras existas tendré algo para amarte a ti.

Me permito no dejar de escribir, me remito a las pruebas y que la Luna me lleve allí, que tus piernas me abracen como quiero abrazarte yo hasta el fin, que la tinta tiña nuestras sábanas de negro eternidad y bajo el velo de la noche lejos de París amanezcamos entre velas consumidas y mis textos para ti.

Tigre.-

Como deba ser.



Y así será que los días se harán cortos, así será que las noches harán su gracia al momento en que las copas golpeen el suelo vacías de celos y velos. Así será que verán las manos el pilar de tu suerte sucumbir ante el sincericidio de ella perdida en el vino que no bebimos.


Y así será, así será que si te ocultas entre los pasillos de lo que anhelas te encontrarás encerrado en los calabozos de lo que has perdido, nunca has poseído o te ha decepcionado.
Debe de ser cruel vivir así, tan bella y tan pulida en tus detalles, tan precisa, tan impecable como se te ve cuando no te opacan ni flores vulgares ni maquillajes, natural, pura.

Desenvainas tu mirada en frente de los hombres simples y vulnerables para desmembrar sus instintos y elevar sus ansias, das pasos firmes descalza y te vuelves fricción contra sus fuerzas y débiles almas.

¿Qué tal se lleva eso de que tu cuerpo genere pasión desenfrenada? ¿Qué tanto miedo tienes esta mañana? ¿Qué tan sola te sientes cuando no contesto tus cartas?¿Dónde estás ahora que mis ojos se resecan en abstinencia por la ausencia del color de tus labios en mi taza blanca y mi tabaco armado?

Así será, que cada vez que te vea serás una mujer nueva aún más cautivadora que la última vez, así será que seré la fusión entre quien yo soy y quien tú me haces amada, en comunión tu vientre y mi frente, tu espalda y mi pecho, tu capa y mi espada, eleva una alabanza cada hombre que a tu lado pasa rogándole al creador no te devuelva a los cielos, me enferma tu falta, no tener la miel de tu beso matutino o tus colmillos nocturnos, no tener la blanca paz que me abarca cuando compartimos la cama y dormimos más tranquilos que la primer brisa que trae la primavera en la ciudad franca.

Se ha ido, mas espero el reencuentro, se ha ido, se han ido consigo mis secretos y sonrisas que dediqué en su momento, la panacea su regreso, mas nunca nada tan mítico. Duerme, que tus ojos de cristal me acompañan sin importar dónde ni por qué, todo lo que compartimos es elixir de vida y por mi sangre viaja renovando mis ganas y reanimando mi estancia, vivimos por el otro, morimos ambos si uno no está, pero siempre, siempre, honramos su nombre como si nos lo pidiera cada día al despertar, así será, así lo haré, sonrisa tras sonrisa marcaré en el calendario cada día más, cada día menos.



---------------------------O------------------------

Fuera de por/para quién fue escrito, dedico el texto a varias personas. Ethieen, porque no está pasando un buen momento y como dije en algún texto, lo peor es estar solo cuando duele.

A Miic, que peleando con críos me enseña cosas sin decirlas.

A Mark, que comparte su tiempo abundante o escaso por la noche.

A aquel que no puedo nombrar mas me da vida cada día y me hace más y más feliz con cada sonrisa.

A Ale, quien de a poco ha sabido compartir conmigo buenos ratos y convertirse en amigo y que mañana celebra su aniversario de nacimiento.

A quienes me leen incondicionalmente, comparten el blog, opinan, colaboran, mis dos grandes lectoras, amigas, Ro y por supuesto la más importante de todas, mi morocha.

A mí, que mañana también cumplo mis 30 años y esto es una de las cosas que más orgulloso me hace haber creado.

Buena vida, buenas, las mejores vibras, buena semana y para mí, buen año.


Tigre.-

No partas sin saber que...

Antes de que termine otro Abril no quisiera dejar de mencionar...

De Do a Si, de "Sí" a "No", de idas a vueltas, tantas como notas de la escala musical. De Lunes a Domingos, de errores y aciertos, tantos como días tiene la semana.

De tus verdes a tus rojos, aunque los superficiales vean 7 colores, el Arco Iris está bañado de tonos, como nombres de sobremesa, como ases y mangas, como banderas y esquemas, ocultémonos donde nadie nos encuentre ni critique, donde nadie tema, para verte sonreír sin tocar tu piel.


Persigue el sueño que duermes sin que nadie te despierte, alcanza el cielo entre arcángeles y envíale saludos a ella de mi parte si la ves cuéntale quién es la Luna, cuéntale que eres feliz, que en tus brazos llevarás el amor que te han enseñado a dar recibiéndolo.

De ángeles y demonios, de marionetas y conservatorios, de nombres y apellidos, de dados y de recibos.
Llevarás en tu cuerpo las raíces de la belleza y de la ascendencia, del árbol genealógico, puro, de buena madera y de maneras solemnes.

Dile que eres quien quieres ser, que tienes lo que mereces y eso te enorgullece, dile que la Luna te atiende aunque no veas su brillo iluminando, que Abril es todo un suceso, todo un recuerdo y así será cuando aún cuando te hayas olvidado qué era lo que recordabas cada vez.


----------------------------- O ----------------------------


 Tengan todos un gran mes de Mayo, los botones de compartir tanto en Twitter como Facebook fueron cambiados porque me hicieron saber que tenían algunos problemitas, siéntanse libres de utilizarlos :)


Feliz día del trabajador a quien corresponda, no olviden sonreír.

Tigre.-

Divina complejidad.

Simplicidad, ni físicas cuánticas ni ciencias exactas, al pan, pan.
Sinceridad, ni acuerdos firmados ni tratados pre estipulados.
Electricidad, recorren mis brazos impulsos inesperados.
Pericia, sólo una sonrisa basta para simplificar mis días y hacerme bailar.
Simplicidad.

Inmensidad, te pierdes en ella, te bañas en ella, te encuentras.
Eternidad, deseas que dure una vida más que la vida, una lágrima menos.
Libertad, sumergido en su humedad eres todo y lo demás es nada más.
Son sólo dos ojos, podrían albergar el universo que darías por amarla una vez más.
Complejidad.

Incertidumbre, ¿Qué hay tras el resplandor de tus mejillas cuando despiertas?
Nostalgia, la miel que baña tus pupilas endulzaba mi café de mis mañanas.
Complicidad, despertar y ver tu boca es tentar al pecado y desafiar a Morfeo.
Contradicción, ¿Cómo puede algo tan natural ser tan impresionante y sensacional?

Simplicidad, compleja simplicidad.

Es que tu perfección yace sobre un esquema de mujer tan cotidiano pero tan poco vulgar, en tus labios rosa apenas pintados pero tus besos únicos como una aguja en un pajar, ojos sin los colores de un arco iris pero con la profundidad del universo conocido y sin explorar.

Es que acariciar despacio tu cintura desnuda del derecho y el revés me hace sentir distinto cada vez, cómo si en tus centímetros de femineidad durmiera todo lo que escondes, todo lo que gritas para hacerte oír, todo lo que te hace reír y lo que callas al llorar.

Es que todo lo que eres es todo lo que soy, todo lo que te compone, mi ideal. T
u cuerpo mi cáliz y tu sonrisa mi Santo Grial. Eres simple y compleja porque eres instante e infinidad, eso es lo que me hace amarte porque eso te hace normal aunque única y especial, todo te hace imperfecta y eso es lo que más amo de tí, que seas mi realidad.


Tigre.- 

Llamas desde el fondo del mar.




Me privas de tu libertad, tiras la llave de tus secretos bajo el agua sabiendo que no sé nadar pero pensando que no me voy a lanzar por ella al mar, te equivocas una vez más, como el día que decidiste por mí, genocidio de mis días felices. Tus actos como jeroglíficos me complican la salida del laberinto de tu mente y estar perdido físicamente suele llevar a la perdición espiritual, me siento solo, vacío sin el golpeteo de las gotas a montones sobre el suelo del balcón mientras imagino tus sueños, quisiera no escribirte desde el dolor, no dedicarte un silencio, no llorar el fracaso de tu compromiso con tus pocas promesas, quisiera que no duela, pero de vivir dejar no quisiera, mientras haya suelo para caminar delante habrá un sueño por alcanzar, una bandera por alzar, un muro que derribar y por supuesto, una boca que amar.


Cuentos y sólo eso aquellos que hablan de dragones, castillos y princesas de colores, fantasías animadas de siempre y nunca, no seré feudo ni señor, caminando haré un destino que verá y será testigo de idas y vueltas, coplas y poemas, maldiciones y desdicha, faroles y camas cómodas de las posadas o estrellas y manta sobre el césped en la madrugada.

Apostaría todo mi oro a que no conoces la definición de fracaso, no porque no lo hayas sufrido, sino porque lo has disfrazado tanto que hasta sabe a milagro, dibujas una sonrisa en el espejo con pintalabios para verla como propia en tu rostro cual si fuera una máscara, ¿Recuerdas el 5 de Noviembre? Pues no será mía la V de Venganza, tomaré mis pocas armas y volveré al camino en el que te encontré para volver a encontrarme allí y quizás reconocerme, abrazarme como nadie me abrazó en años y como yo jamás volveré a abrazarte a ti, en la vida puedes cambiar mil cosas por otras mil, pero el amor es único de cada hombre y cada mujer, nada se pierde, todo transmuta, la vergüenza con valor se vuelve afecto, el afecto con sudor amor, el amor con ausencia se hace un dolor tan fuerte como el de no ser tú mi amor y ese mismo dolor será lo que mueva mis labios para decir adiós, tarde o temprano entenderé que el amor es tan sólo combustible, mi fuerza es el verdadero motor.

Llorarte en un rincón sería inundar mi alrededor y te recuerdo otra vez que no sé nadar, si está escrito que han de acabar mis días ahogado en el fondo de la inmensidad que me encuentre la muerte buscando un tesoro en el fondo del mar y no escondiéndome en la obscuridad, que sea viendo brillar un coral y no el naufragio de un barco que se hundió sin capitán, me verás sonriendo en cuanto logre resucitar, las cenizas son mis lágrimas, el vuelo del fénix será la explosión del amor que decidiste desperdiciar.


Ayer dije que no es fácil escribir desde el dolor propio, no lo es, pero más difícil es estar solo cuando duele... Si el final habrá de ser siempre el mismo ¿Por qué no encontrarlo de la mejor manera? Que sea con las alas abiertas y las llamas más vivas que nunca.



Tigre.-


Desde mi lado lector dedico este texto a la memoria de G. García Marquez, gracias por TODO lo que las letras me enseñaron.


Matices legados.

Traición, de la que viene en cajas púrpuras con moños rojos y sabe a chocolate y canela, traición como la de los nervios a la hora de la resolución, traición de la sangre a la hora de los negocios, del amor cuando es tiempo de dibujar un futuro, traición sin borrón y cuenta nueva, traición del corazón cuando es momento empujar y latir, traición por ponerle un nombre a la mentira, a la maldad y la desilusión.

Así me contaba Lola la historia de su dolor empuñando un té caliente en un sofá negro tapada con una manta, la tormenta nos dejó sin luz pero no sin voz y aunque le doliera cada fibra de su cuerpo ella nunca temía contar su historia, hablara de traición o de amor desenfrenado, es que Lola siempre decía que por mucho que dolieran los cortes con el papel, nadie podría robarnos lo leído, que mientras hubiera alguien para escuchar la historia sería eso, legado, consejo y anécdota en lugar de lamento, recelo y arrepentimiento.

Me habló de Flores, barrio sin grisáceos, Flores de Domingos sin subte, de cometas sin estrellas y centellas en un cielo sin estrellas. Flores sin un ramo, sin planteos ni desplantes, sin jardines pero con una flor preciosa y sin iguales, de mañana por la tarde de ayer por la mañana y lo que cuando falta extrañas, Flor distinta y cercana, pilar de mundo como en épocas pasadas, mayor placer, mejor color, piensa una maravilla, más maravillosa que esa será.

Flores que son la fuerza con la que golpean las palabras que se hacen grandes en la decepción, nunca le escribas al rencor, nunca con desprecio y a partir de allí esas letras irán camino a la perfección, pese al entorno caótico y la situación, pese al gris de alrededor, el matiz del texto, el de sus valores. Hasta hoy y desde cualquier tiempo, desde la tierra en mis zapatos negros hasta la mañana en que Flores bendijo nuestro abrazo.


Seguir peleando por escribir otra página, que aunque duela en las yemas como el frío que corta en la mañana, será historia y será savia para el crecimiento, agua para el sediento y conocimiento para el hambriento.



Tigre.-

Histeria copiosa, furia esencial.




Si hay algo que extraño de Lola es su forma de hacerme café por la mañana, no sólo por el café mismo, sino por la sonrisa con la que lo acompañaba, no importaba qué tan mal estuviera todo, ni mi cara de maquillada de vértigo y malos aires, sin buenos días ni cálidos besos, mi histeria jamás la transmito, pasa desapercibida para la multitud, pero ella, ella sabía cuándo y cómo hablar para curarla.


Con mi taza entre sus manos para aplacar el frío de la garúa copiosa, con sus ojos brillando en son de paz, era un placer verla intentarlo con tanto ahínco, con tanta sinceridad, cantando por lo bajo alguna canción que tendría mi edad, no tan alto como para molestar, pero lo suficiente como para que pueda oírla, siempre fue un placer verla andar, siempre pensé que podríamos amanecer en algún lugar con una cerveza en la mano aunque el frío no nos dejara en paz y luego, dormir juntos aunque el calor no nos permitiera descansar; siempre confié en mis capacidades como hombre y a su lado todas ellas querían actuar, casi a la vez, casi por instinto, instinto animal, como si un viejo apodo me obligara, como si su boca dibujada con paciencia lo pidiera y yo no pudiera negarme.



Me gustaría lograr que se enoje una vez más, es que la misma mano que acaricia con suavidad y y erotismo es firme y sensual en la batalla, porque esa boca que susurra placeres que podrían enamorar una estatua de mármol también es certera a la hora de defender una idea, un lugar. Es la variable de los estados e incluso en ella la permanencia de la femineidad y la belleza lo que vuelve a una mujer digna de recostarla en una cama para hacerle el amor y de despertarla entre caricias, qué más da si incluso cuando su sangre hierva y su corazón golpee a punto de explotar será pasión y de pasión contagiará, qué más da si por un instante nos odia si mientras ese instante dure ella será tan atractiva y fatal como mientras se asoma tras de mí para ofrecerme un desayuno merecedor de un texto tan real como la fantasía de que alguna vez Lola volverá.



01.05 A.M. 01/04/2014 - Porque así, cualquiera escribe. (No está ni releído ni corregido ni nada, sepan disculpar.)



Buen Abril para todos!!!! Gracias por seguir ahí aunque sea en silencio.


Tigre.-