Matices legados.

Traición, de la que viene en cajas púrpuras con moños rojos y sabe a chocolate y canela, traición como la de los nervios a la hora de la resolución, traición de la sangre a la hora de los negocios, del amor cuando es tiempo de dibujar un futuro, traición sin borrón y cuenta nueva, traición del corazón cuando es momento empujar y latir, traición por ponerle un nombre a la mentira, a la maldad y la desilusión.

Así me contaba Lola la historia de su dolor empuñando un té caliente en un sofá negro tapada con una manta, la tormenta nos dejó sin luz pero no sin voz y aunque le doliera cada fibra de su cuerpo ella nunca temía contar su historia, hablara de traición o de amor desenfrenado, es que Lola siempre decía que por mucho que dolieran los cortes con el papel, nadie podría robarnos lo leído, que mientras hubiera alguien para escuchar la historia sería eso, legado, consejo y anécdota en lugar de lamento, recelo y arrepentimiento.

Me habló de Flores, barrio sin grisáceos, Flores de Domingos sin subte, de cometas sin estrellas y centellas en un cielo sin estrellas. Flores sin un ramo, sin planteos ni desplantes, sin jardines pero con una flor preciosa y sin iguales, de mañana por la tarde de ayer por la mañana y lo que cuando falta extrañas, Flor distinta y cercana, pilar de mundo como en épocas pasadas, mayor placer, mejor color, piensa una maravilla, más maravillosa que esa será.

Flores que son la fuerza con la que golpean las palabras que se hacen grandes en la decepción, nunca le escribas al rencor, nunca con desprecio y a partir de allí esas letras irán camino a la perfección, pese al entorno caótico y la situación, pese al gris de alrededor, el matiz del texto, el de sus valores. Hasta hoy y desde cualquier tiempo, desde la tierra en mis zapatos negros hasta la mañana en que Flores bendijo nuestro abrazo.


Seguir peleando por escribir otra página, que aunque duela en las yemas como el frío que corta en la mañana, será historia y será savia para el crecimiento, agua para el sediento y conocimiento para el hambriento.



Tigre.-

3 comentarios:

  1. por mucho que dolieran los cortes con el papel, nadie podría robarnos lo leído.'

    excelente! como siempre un lujo pasar por aca..

    keep on rocking!!

    giseH.

    ResponderEliminar
  2. ahhh... no puedo contra mi misma!!! saBia*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría estar equivocándome pero hasta donde recuerdo es saVia, referido a lo vegetal, no a la sabiduría por eso "Savia para el crecimiento" por el de los árboles, que tiene que ver con todo el asunto de las flores, después lo miro y de cualquier manera gracias por la corrección y la lectura, siempre es un placer saber que estás ahí.

      Eliminar