Me dormí feliz.

Estoy solo, sin nadie a mi alrededor, estoy solo, sin nada a mi alrededor. Un extraña, uno hace encender las llamas de la verdad y le gustaría no estar tan solo y piensa que quizás hay algunas cosas que no valen la pena pero sí, todo vale la pena. Me gustaría que se sepa que alguna vez estuve rodeado de gente y me sentí solo y dejé de creer en la compañía. Hoy entiendo que sin embargo lo contrario también puede suceder, estás de un momento a otro más solo que nunca y a pesar de ello te sentís más acompañados que en cualquier otro momento. Que arda la verdad.
Arde verdad, y que bello es ver como arde todo. Sientes que en esa fuerza que usas para avivar las llamas se quema cada una de las cosas que intentaron arruinar tu año, intentaron bajar tu guardia, atentaron contra tu permanecer en pie. Para eso, para eso es que quemamos todo eso, para que todo quede en paz aunque parezca que no se puede.
Mi verdad no es la que hoy arde sino la que ya ardió, es que hoy mi verdad no arde, muy por el contrario, hoy mi verdad cura todas esas quemaduras que el pasado dejó, te pido verdad, hoy no ardas, hoy brilla, brilla que necesito luz.
Sigo sosteniendo tu mano y sigues llamándome Tigre, seguimos peleando juntos aunque separados. Seguimos uno y el otro.
Eclipses, diluvios o nacimientos históricos, buscamos los rincones para abrazarnos cuando nos necesitamos, para controlarte y controlarme, para alcanzarnos.
Las reinas se fueron con la última paloma, las princesas se maquillan para ocultar las ojeras, las rosas blancas lloran al solsticio y tu brillo genera el mío.
Una fuente de agua fucsia, turquesa y rojo fuego, miro una moneda que rueda entre mis dedos, brilla en ella el reflejo de un Sol pálido, junto mis labios, la beso y la lanzo con displicencia hacia el agua, me giro y dejo en manos de la fortuna el deseo de volver.


Ha sido una feliz navidad, pensar que la creía perdida incluso antes de lograr comenzarla, ha sido un gran Diciembre que aún no quiere terminar, pero también será un gran final y a un gran año dará lugar, siempre y cuando, mi puño siga sosteniendo la mano de la realidad.







--------------------------------------------------------------------------------------------------------

Este Tigre se despide, será hasta antes de que este año concluya con un texto algo mejor, al menos eso intentaré.


Buena semana, disfrútenla, es la última oportunidad de sacarle al 2011 el mejor saldo posible.


TIGRE.

1 comentario:

  1. Sigo sosteniendo tu mano y sigo llamándote Tigre, seguimos peleando juntos aunque separados, y así será siempre mi amor.
    Precioso texto, me alegro al saber que tu navidad no estuvo perdida, como debía de ser, y me alegra también que en ese momento hayas tenido mis palabras a tu lado, aunque hayan sido enviadas por medio de un teléfono.
    Que arda tu verdad, y brille siempre que la necesites.
    Te adoro Tigre, gracias por seguir sosteniéndome de la mano y la cintura, siempre que me mantengas de pie voy a mantenerte de la misma forma a mi lado.

    ResponderEliminar