A tu memoria.

Lo voy a hacer hoy porque mañana no voy a tener ganas, no lo vas a leer, pero necesito intentarlo igual, no voy a ser completamente yo nunca más, o si, pero siempre voy a anhelar ese pedazo de mí que sostenías en tu mirada.

"Sabía que no te ibas a ir, una vez, la última, lo juro, GRACIAS. Ahora, secá esas lágrimas porque me lo juraste, andá a tu casa, y seguí, yo sé que podés, segui. Porque hay muchos que merecen que sigas, entre ellos, los que te miramos desde acá, seguí peleando como siempre, seguí haciendole honor a ese apodo que en tan buena ley te ganaste, seguí dando todo por tu convicción, que la distancia no importa nada, seguí sintiéndote loco, porque vos hacés de la vida vida, incluso cuando vivir es tortura. Me quedo sin papel, esta enfermera pelotuda no me podía traer algo más grande? No quiero verte cerca de lo que te lastima, no quiero escuchar ni una sola lágrima golpeando contra el piso proveniente de tus ojos..."

Toda la vida voy a saber que las mañanas en "El Rosedal" van a ser sólo una foto, un paisaje, que me dejaste mil anécdotas, que me enseñaste mil cosas, que me diste todo tu amor, que nunca me fallaste, que siempre vas a estar ahí para putearme. Gracias Maro, gracias por todo lo que signifiqué para vos, gracias por la cantidad de cosas que has hecho por mi sin esperar nada a cambio, por amarme, tal y como era, sin preocuparte por mis defectos, disfrutándolos. Gracias por salvarme un par de veces y putearme hasta cansarte tantas otras, gracias por siempre darme la confianza que mi inseguridad necesita para morir sintiéndose poco, por incentivarme, por acobijarme, por darme techo, comida, por todo eso que no me dijiste nunca. Gracias Maro, por ser siempre mucho más de lo que pedí. Gracias por "Camille" Guitarra que hoy no sería mía, te odio por mandarme al muere con lo de la notebook, pero también gracias por cuidarme con eso.

Mañana, 21 de Enero, va a ser otro día de mierda, de esos que me sobran a veces, pero va a ser otro día, otro día con mi mujer, con mi familia, y sin vos.

Te adoré, te adoro Marcia. Te extraño, y eso no va a cambiar nunca.

Ojalá pudieras leerlo.


Tigre.-


P.d.: Gracias por la foto también. Nunca entendí por qué no me dejabas dormir en paz.

1 comentario:

  1. Por que sos hermoso cuando dormís...Y ella, gran mujer, lo sabía.

    ResponderEliminar