Final, Principio.

Con ustedes... El final...




Y de pronto, lo peor, la sirena de la locomotora acercándose con furia nos sacó del trance, en una estampida de metales se aproximaba tan rápidamente como su motor se lo permitía. Y ella no miró, sólo se levantó y de un golpe arrancó la hoja, la hizo un bollo, la lanzó hacia atrás haciéndola caer en mis piernas tras chocar contra mi pecho y emprendió su decidida y escalofriante carrera hacia el final, hacia el que quizás no fuera su destino, pero sí su escape, su supuesta calma, su cobarde manera de terminar la historia.
Salté sin pretenderlo de aquel banco verde de metal pintado, me olvidé del mundo por un instante, me olvidé de mí, y de mis dudas, de mi ser y los demás, corrí tras ella y en un arrebato de desesperación la tomé del brazo para ahuyentar la desgracia, pero la desgracia me inundó, la mano que extendí con tanta velocidad y fuerza no alcanzó su cuerpo y mis ojos se convirtieron en dos signos evidentes de pánico y tormenta, como la que nos hacía de techo, no pude detenerla, y ella siguió corriendo. Me desplomé sobre mis rodillas, caí en el suelo y grité, grité como nunca lo había hecho, con tanta ira y tan poco recato que estoy seguro que incluso desvié la atención de todos, y cuando deberían estar mirándola a ella, miraban los harapos de lo que fui, convirtiéndome así en algo más que un testigo, en un cómplice de la catastrófica muerte que estaban a punto de vivir a sus espaldas…
Cerré con toda mi vergüenza los ojos, a pesar de sólo querer levantarme y seguir estirándome para alcanzarla, pero el miedo me abatió, y fue mi reflejo primo evitar ver aquel desastre, aquello que no llegaba, ese caos que había imaginado que iba a desatarse cuando todo pasara, pero el silencio reinaba, como si acabara de soñar todo la historia, todo el asunto.
Mi mente de a poco empezó a volver al lugar donde permanecía caído, y volví de a poco a oír la lluvia rodeándome, a la gente murmurando, ¡La locomotora! Recordé por qué estaba ahí e intenté ponerme de pié, algo me detenía, algo como brazos, o una camisa de fuerza, o el miedo a reaccionar.
Despegué los párpados con tanto temor como cuando era un niño y temía a lo que la oscuridad escondiera, me sentí algo mareado, como despertando de un desmayo, o de un nirvana, o de la muerte misma. Aparté de mi cara el agua de lluvia que caía sin recaudos sobre mí, apoyé una mano contra los fríos baldosones del suelo, comencé a reincorporarme, a buscar la realidad, a ver de una vez el triste escenario en el que todo este lóbrego circo acabó.
-No… Tranquilo.- Susurró una voz a mi lado.
- ¿Qué… Qué está pasando?- Pregunté sin pensarlo.
-Tranquilo, ahora estás bien.- Dijo quien era dueña de aquel tono tan pausado y compasivo.
-La niña… Necesito saber qué pas… -
-No hables, todo está bien, yo… Ella te salvó.-
En un extraño ataque me lancé hacia un lado y me arrastré por el piso alejándome de todo,  chapoteando, recordando a la persona que se suponía debería de haber salvado, abrí de par en par mis ojos, vi la locomotora detenida, me vi, a su lado, empapado, temblando, nada tenía sentido, que demonios estaba pasando… Me levanté, resbalé por la falta de fuerza, caí de nuevo sobre mis rodillas y ella se acercó, a paso lento y con una mirada totalmente alegre, sonriendo con una boca hermosa, de labios finos y manos de música. Balbuceé, intentando hilvanar palabras, pero no funcionaba, estaba confundido, débil, ¿Estaba muerto?
Con su cuerpo cubierto de lluvia y miradas de gente que nada hacía, que solo observar quería, siguió acercándose, se agachó y sin siquiera preguntar me abrazó y lloró. No entendí qué pasaba, pero ese abrazo fue tan cálido que creo que podía secar mis ropas, así que no tuve otro impulso más que corresponder su llanto.
Puso su boca junto a mi oído,  y volvió a susurrar.
-Nunca más vuelvas a intentarlo, nunca más intentes dejarme, necesito que te quedes.-
Espantado temblé, ella, quien acababa de intentar huir de todo me pedía que no intente ayudarla, que me quede en el banco, sentado, mirando, como si nada, disfrutando la función.
-No está en tu esencia escapar de todo de una manera tan cobarde.-
Y lo entendí, de pronto volví en mí y entendí por fin a qué se refería, la miré con ojos de culpa, y puso en mi mano un papel arrugado.
-Esto es para que no olvides que alguna vez temiste, y que alguien te salvó, que alguien no te dejó caer en el pecado de escapar, que no estás solo.-
Lo abrí temblando por el frío, la lluvia y mi miedo…
“¿Por qué seguís acá? ¿Por qué no me creés loco? ¿Por qué llorás conmigo y retrasás tu partida como yo lo hago? ¿Por qué parecés un ángel….”
Escrito por mí, con mi letra, con mis vicios y manías, con mis fantasmas. Todo fue al revés, ella me salvó, en el desvarío de mi temor convertí la historia en su inversa, intenté acabar con todo, y ella lo evitó, estuvo ahí, para no dejarme morir, ni renunciar, ella fue mi ángel, ella fue mi salvación, ese tren era MI sepulcro de estupidez…
Se levantó…
-Dame la mano Tigre.- Y sonrió
Estiré la mía y la tomé, me ayudó a ponerme de pié otra vez, renaciendo. Volví a mí, volví a ese lugar, volví a vivir.
-Vamos.- Y de la mano me llevó, me salvó y me salva.
Hoy… Hoy es ella el ángel que siempre fue, hoy sigue siendo quien día a día me salva de todo, y la vida no me alcanza para retribuir tanto amor.


Y ese es el fin.




Antes de que me maten, voy a hacer algunas aclaraciones... Ya lo sé! Ese no es el final que leyeron, pero...


Flops: Sos la persona más neutral del blog, la que lee y punto, no vas a compararme, no vas a medir errores gramaticales, ni nada por el estilo, no podía darte este final, sería arruinarte la sorpresa, además, si alguien iba a tener el texto limpio, iba a ser mi novia... Peroooo...




Mi amor: Perdón a vos también, pero el final que vos leiste, el que leyó también Flops, que no era este, era uno mucho menos elaborado, que no expresaba toda mi gratitud, por tu ayuda y constancia, si te lo daba tal y como lo posteé, el impacto probablemente fuera mucho menor, el texto tiene imágenes tuyas por todos lados y quería que llegaran a vos en el momento indicado. Te amo.


Perdón.



Gracias! 2300 visitas, la gente en el grupo cada vez es más. Muchas gracias a todos!


Will.-

3 comentarios:

  1. ¬¬
    Grrr...
    Sos forro eh?..Eso es ser forro, hacerme enojar sabiéndo q no puedo enojarme...No así, no con vos.
    Te odio..for making me love you... For making me smile...For making me proud.

    ResponderEliminar
  2. Asi te quiero Tigre.Que no permitas que te hagan mal,que demuestres lo que vales y que quien no quiera tener a alguien como vos al lado,se vaya,sos un Tigre,sos un Sol.
    Rocio

    ResponderEliminar
  3. Te odio -.-"
    Mucho!
    -.-"

    ESO ES TRAMPAAAA!!! No se hace T_T
    Encima, es verdad, este final es muchisimo más bonito. Y eso que el otro me había gustado mucho u.u
    Bueno... Si vamos al caso, retiro la amenaza del post anteior, osea.. Nunca te dije ninguna amenaza batara ok? (?)
    Hahahaha
    Bueno, te felicito por el post (Y) De verdad es el que más sentimiento tiene hasta ahora, me fascinó.
    Te dejo un besote negrito ^^
    Muaks.

    ResponderEliminar