Naciendo bajo la lluvia.

El viento comienza a sacudir las cortinas, en el comedor una persiana blanca aplaude la ventana en un intento por salir a ver qué pasa afuera. Sobre el techo golpean las primeras lágrimas que el cielo llora esta noche y él, adentro, intentas pensar en nada, en nadie, en nunca.
El aroma a rosa quemada y la música celta son el recurso para mantener sus manos atadas sin cuerdas, pero afuera una tormenta se levanta y todos sabemos que él quiere salir a acariciar los relámpagos. Desnuda su pecho y sólo queda vestido su torso por un mítico símbolo y algunos dibujos en la piel. Descalzo sobre las frías y blancas cerámicas camina hacia la puerta, estira su mano y gira el picaporte lentamente.

Abre despacio y del otro lado se encuentra con la cortina de agua que baña todo a su alrededor. Una luz blanca ilumina su rostro, pero él cierra sus ojos y comienza a caminar una vez más, sus pies se hunden en el pasto mojado, en la tierra húmeda y de a poco su cuerpo empieza a mojarse, en un movimiento lento alza su cabeza como mirando al cielo, sólo que con sus ojos cerrados, sin mover sus piernas, sin mover sus brazos, sólo mirando con sus ojos cerrados. Una gota proveniente de su cara y no del cielo se camufla entre las otras, se esconde temiendo ser discriminada y finalmente muere en su cuello ya empapado.
Separa lentamente sus labios y casi sin hablar dice "De pies a cabeza cúbreme lluvia y llévate hasta el suelo cada beso vencido" separa sus pestañas con dificultad y mira las nubes que se amontonan sobre él, cruza sus piernas, gira sobre sus talones, da un paso atrás y el pié que quedó adelante te arrastra en busca del otro como si acariciara el césped inundado, abre un poco sus brazos y con la manos abiertas gira sus palmas hacia arriba recibiendo la bendición del chubasco antes de que pase, antes de que se marche y lo deje sólo y sin su agua.
La tormenta pasa lentamente, tras algunos minutos de inconsciencia vuelve en sí, se acomoda el pelo completamente húmedo, pasa suavemente el nudillo de su dedo índice derecho por entre sus labios para secarlos, suspira, sonríe al cielo y en silencio agradece, le gusta creer que así se comunica con alguien que en algún otro lugar, bajo la misma lluvia también mira al cielo con los ojos cerrados.


Will.-

Post dedicado a las personas que no están pasando un buen momento por lo que sea, para que sepan una vez más que del modo que sea pero estoy con ustedes, siempre. Ojalá Diciembre traiga mejores noticias para todos, por si acaso lo digo... Que tengan un gran Diciembre! Nos leemos en 3 o 4 días más. Los amo.


3 comentarios:

  1. casualmente ayer le contaba a una amiga sobre el dia que me hiciste caminar con vos abajo de la lluvia..un momento hermoso..me acordaba de eso mientras leia.gracias por tantas cosas que hiciste por mi,que haces por los demas y por todas las cosas que me enseñas todos los dias.te amo Tigre,otro texto hermoso para la coleccion!!!!NATY-

    ResponderEliminar
  2. Amás hacer eso... algún día espero verte siendo tan libre bajo la lluvia... Y la verdad te comprendo, hay pocas cosas tan hermosas como la lluvia, ambos lo sabemos ^^
    Magnífico texto, sinceramente precioso, gracias por permitirme leer algo así.
    Te adoro morocho, que tengas una buena noche, y espero sueñes con las cosas que más adoras.
    Muacks! Te quiero vida mía ^^

    ResponderEliminar