Aquí se acaba.

Elegido o deprimido, sin dolor y sin sentido, concentrado, creando, desahogándome en historias tristes de otras camas, sin armas, bailando, pintando, improvisando magia en asfalto puro de calles baratas, quemando redes o agitando latas, es la savia, es la sangre de esta planta que creció entre llamas, entre agua que tobillos tapaba o gritos y sueños en plazas, amenazas, cadenas abstractas para no dejar progresar al bohemio de la casa. Fue la represalia cuando el volumen las paredes agitaba, cuando una guitarra lloraba mis palabras, no te dejaban amar, cantar, bailar, gritar, escapar ni expresar, escuelas privadas, sin códigos o ideales, de libertades y facultades, sin fines y con lucro, para las emociones un sepulcro. Es la calle que me dio hogar cuando las puertas se cerraban y las lágrimas quemaban, es el golpe dentro de mí que marca el paso entre las marionetas subterráneas, rutinas que andan, hastío que se desangra y las baña cada mañana.
No quiero generar desconfianza, ni retribuciones forzadas, hablo de lo que he visto, papeles como frazadas y farsas enmarcadas, hablo de las caras que se borraban cuando mi poeta agonizaba, de las manos que se lavaban cuando mis necesidades aplastaban.
Desaparecieron las espaldas y las palmas, las llamadas y los abrazos, se esfumaron los “gracias”, los besos falsos y la amabilidad del pasado, la verdad nació y ahora lo anterior he pisado, formado mi decisión, escribir esta opinión en rima, no agresiva y menos pasiva, me cansé de ser juguete de sus solicitudes, podría haberme marchitado en este árbol, me siento escupido en la cara, defraudado y devaluado. Ninguno de los que me tuvieron cuando me necesitaron se hubiera enterado si me hubieran enterrado, mi funeral casi vacío se hubiese celebrado, tan poco estimado, tan poco respetado, cansado, recompensado por el tiempo y el espacio que me han demostrado antes que tarde que mis días tienen otro valor hoy que soy señor, sin pudor, sin temor, les digo basta, ya no obsequio más mi alma a las amistades en falta. 

No queda más que decir, cabe aclarar, que le dedico este texto a todas esas personas que durante 2 meses en los que necesité apoyo al menos en palabras no estuvieron, gente que contrario a lo que siempre hice, se pusieron primero sin importar mi estado, me dejaron de lado, me sentí olvidado, me siento insultado, a los pocos que me aguantaron lo repito, gracias de corazón, nunca me voy a olvidar de eso, a los que ni siquiera se molestaron por saber si seguía vivo... Lo lamento mucho, ahora que estoy casi recuperado ya es tarde para los intentos, serán en vano.

En fin, ¿ Viene bien no? Gracias por seguir visitando, tengo una cosa especial para publicar próximamente, manténganse en contacto. Gracias por seguir leyendo.

A todos, ¡Muy buen Abril! Espero les sea de su agrado.

Nos leemos pronto!

Will.-

Saint.-


P.D.: Cami, Pato, Flop y uno que otro más, gracias por estar conmigo en esta búsqueda personal, me inclino ante ustedes.

2 comentarios:

  1. Excelente texto,lo amo."mi funeral casi vacío se hubiese celebrado" vos sabes que es mentira,una sola correccion,"aqui se acaba" no,"aqui comienza" ;).beso enorme tigre,espero que nos veamos el finde.NATY.

    ResponderEliminar
  2. La que se inclina aquí soy yo. Se te quiere negrito, y ante todo se te extraña. Muack! Flops.

    ResponderEliminar