Pasado pisado.

Hoy pienso en el ayer, medito en cuanto al tiempo y el cambio. Hablo con mi gato y él me contesta aunque yo no pueda entender qué me dice. Se dice por ahí que soy un loco que nada tiene para ofrecer, se dice que he perdido más de lo que he tenido, y que a mi magia se la robó algún ángel de largas piernas. Pues ellos se equivocan, porque de a poco, con muchísimo esfuerzo y constancia voy logrando cubrir los espacios que otros han tomado de mí a la hora de partir, cueste cuanto cueste, día a día cierro los capítulos que alguien escribió con tinta roja y así logro recuperarme, encontrarme.
Tan equivocados están, tanto que esa magia que aseguran que perdí hoy es sangre en mis venas, aire en mis pulmones y tinta en mis papeles, es cierto, sigo siendo un loco, como hace años atrás, aún más loco hoy que ayer, pero este loco ama y sueña, lucha y vive, más que nunca.
Revisando los días que pasaron, las personas que se fueron, encontrando pasado vacío, pero próspero futuro, me convenzo de que la resignación es noticia antigua y que hoy quizás ya no soy un ángel, ni un tigre, ni siquiera un santo, pero hoy, más que nunca, soy un ser, un mago. Tengo a mi lado gente que no necesita nombres ni motes, porque cuando el frío corta y de mi boca un espeso vapor sale, ese es el calor que de ellos recibo, y hoy en particular me siento más satisfecho que nunca por ellos, con ellos. Hoy, especialmente hoy, me desperté con una extraña sensación de plenitud, de satisfacción, de alegría. Tengo una gran madre, tengo un gran padre, tengo grandes amigos, tengo una hermana y tengo un amor, un gran amor, incluso más grande que el amor que siento por ella, tengo una amiga, una mujer, una compañera y una princesa de fábulas todo en una sola personalidad, tengo a la inteligente, tengo a la que cocina manjares, dibuja obras de arte, que habla gringadas como si fuera que hubiera nacido sabiendo, tengo una musa, que hoy, cuando tanta falta hace un motivo, una palabra, me mira y alcanza para componer un soneto sin pensarlo. Tengo la vida que gasto mientras vivo, tengo la vida que gano a cada minuto que paso amándola.

Tengo más de lo que podría pedir, una madre que ilumina, un padre que guía, un amigo que acompaña y una novia que me imprime una sonrisa en la cara. Que la vida traiga lo que quiera, tengo con qué pelear.

Will.-

2 comentarios:

  1. Te amo, tanto. Ridículamente mucho.

    ResponderEliminar
  2. Una sola cosa,solo una."y que hoy quizás ya no soy un ángel, ni un tigre, ni siquiera un santo" es mentira,vos lo sabes,yo lo se,sos angel,santo y tigra,porque vos no decis que sos y que no,eso lo decimos nosotros,y se que los que te miran de otro lado siguen pensando que al menos tigre,seguis siendo.te adoro y lo sabes,muy lindo homenaje a tu amor,me encanto.besotes,nos vemos cuando puedas tigre. NAT.

    ResponderEliminar