Santa Bohemia.

Santa lágrima entre el acero de las cuerdas, santa calma en el arrullo de una caja de madera. Santa la bohemia que nos desvela para musicalizar la inundación, el hambre y las faltas.
Ímpetu circular y brillante que refleja las ganas y la fuerza que a veces es escasa. Sonidos que gustan o no, pero siempre salen del alma, los que se fueron, nos dejaron en la voz, en las manos y en el alma, la magia que hoy
se despliega por el pentagrama, los que quedaron hoy nos hamacan mientras le cantamos a Minerva.
Nada hay en esta pieza que no haya sido antes adorado, no hay nuevas o controversiales obras, ni habilidades de esas que destacan, solo hay alma, pasión y sensaciones de esas que se palpan.

Hoy sé que podrían estar orgullosos, o que podrían sentir vergüenza de la ajena. Poco importa mientras hoy en mi primavera personal, siga dando vueltas una nota recién lograda.

Me vestiré de músico por un instante, y gritaré al mundo que he vencido a la nostalgia.

Will.-

1 comentario:

  1. "Me vestiré de músico por un instante, y gritaré al mundo que he vencido a la nostalgia"
    Me alegra leer este tipo de cosas negrito. Espero andes bien, al igual que todo tu entorno. Te dejo besos enormes, a vos y a todos los de tu ardededor. Se te extraña! Muack!

    ResponderEliminar