Y fue feliz.


Una lágrima tras otra cae, un dolor en mi alma muere y en mi pecho nace, la mujer que tanto quise en un suave lecho yace, su recuerdo en mi vida permanece y a la muerte estar vivo se parece, solo que esto es constante, la muerte es solo un instante, ya no hay dolor, ya no hay tormento, ya no estás y me conmueve el lamento, te diré que me duele y sólo eso siento, una terrible sensación y un fallecer de mi espíritu lento, pero algo que rescato, estás donde querías, estás donde deseabas y donde aún lo desearías, estás con tu hijo amado, lo tenemos todos en la memoria, pero vos lo tenés al lado, y eso te hace feliz, lo sé, de vos mil cosas aprendí y todas las valoro, retos, regaños, cariño y techo durante tantas noches. Yo no se si existe Dios, ni los santos, ni demonios, ni si hay ayer o habrá mañana, existo yo, existe mi madre, existe mi amor, y en el paraiso mis otros ángeles.

Texto que escribí hace mucho, aunque no parezca tanto, o parezca una eternidad, hoy creo que es un buen día para publicarlo.

Feliz cumpleaños, desde acá, de mi parte, para vos, allá, donde se hospedan los grandes.

Will.-

1 comentario:

  1. Lo leí antes pero no comenté.
    Te amo, y te acompaño desde acá o desde allá. Lo sabés

    ResponderEliminar