Lágrimas anónimas.


Nos paramos en el borde, nos reímos de la altura, nos sentimos ínfimos, nos sentimos Dios. Acariciamos el morbo y el morbo nos arropa, nacemos y morimos en el mismo sitio. Consolamos a los que no han de consolarnos, no jactamos de ser buenos tipos. Lloramos, se llora a diario de este lado, y jugamos al truco sin cartas.
EscuPImos con ira, ¡Ja! Como si a alguien le importara, y seguimos caminando hacía la nada. En la vida de los mil tropiezos y las cuatro piedras, en el limbo de la magia y la negra, en un circo de asesinos nos comemos los codos y sentimos.
Uno y dos se van los cigarrillos, uno y dos se va la gente, ayer y siempre, mañana o algún día, ahora o nunca. Látigos colorean nuestros lomos y el arriero va... Matamos a las penas, penamos las muertes, morimos pensando en pensar en la muerte.
Lagrimean los ojos por el frío de frente, y las islas siguen suyas, nos dejamos llevar por el agua, como si más allá hubiera alguien, nos miramos al espejo y lo notamos, la vida pasa, lentamente, volvemos la cabeza y la evitamos, y el reflejo sigue ahí, esperandonos paciente.
Sobornamos a la noche para que dure otro siglo y jugamos al ajedrez con títeres de feria, les compramos unos chiches, y nos sentimos bondadosos, comemos frente al pobre y nos sentimos afortunados, volvemos a casa llorando, y nos sentimos sólo uno más.


Will.-


Gracias por seguir comentando.

1 comentario:

  1. Piensa en el sueño que acaba de soñar, sueñas más que nunca volverlo realidad...

    ResponderEliminar