Pequeños ojos negros

Son días que pasan, relojes que atrasan y palabras que abrazan. Son días que curan, relojes con ansias y palabras de ausencias. Son días que calman, relojes que aman y palabras que callan. Son flores que sanan y detienen relojes, abrazan con palabras y dan sentido a los días. Flores que amo, flores que aman. Quiero poder creer que queriendo puedo, puedo querer creyendo que crezco mientras creo.
Te propongo una vida en segundo, un suspiro, un grito ahogado o un ritual moribundo. Una canción en veintinueve latidos, dolor en el pecho que has resistido, congratulaciones recibidas, viejas cartas quemadas y perdidas, balas resentidas, viejas ratas que corren por tirantes, que se creen prepotentes e impotentes lloran penas reprimidas de camas vacías y tardes de misticismo vencidas.
Flashes de colores y fuegos volando, botellas rotas contra ventanas frías, tertulias y colibríes, libres liberamos las almas antes de hacerlas arder entre llamas lilas y coloradas, liras lunáticas y fuerza tan biónica, Martes de mala suerte, suerte de Sábados planetarios, Domingos sin horarios que espero rogando que el reloj llegue a cero en la cuenta regresiva para que esta ansiedad descocida sea un manto que nos cubra de encanto relevando las heridas de su cargo y las voces del verano nos convoquen y se unan en el preámbulo de la Constitución de una nación que enfurece y sofoca, de leyes truncas y cadenas rotas, nuestras manos juntas y sus caras atónitas.
Crónicas pasadas de memorias guardadas, cúspides alcanzadas y pasiones soñadas. Luciérnagas que brillan bailando con libélulas tatuadas, iluminación ficticia a un lado de los planetas plantados. Plantas y terrarios, fuerza y magia sin horarios, luz y poesía en mis días perdidos, el más bello brillo en mis ojos negros preferidos.

Humilde texto, no quería faltar a mi palabra, es lo que hay, que lo disfruten, espero en breve poder dejarles algo mejor.

Este es para VOS.

Tigre.-


1 comentario:

  1. Humilde vos, no el texto... Está hermoso mi vida, como era de esperarse. No te tomes a la ligera tu trabajo, no subestimes tu habilidad para escribir, porque no te das una idea de la magia que generás haciéndolo.
    Gracias por cumplirme el capricho de las rimas.
    Te adoro morocho, a no olvidarse de eso.

    ResponderEliminar