Tarde noche de ausencia.

La noche cayó, caimos en su calma, la noche cantó, y tu voz hizo eco en mi silencio. Demacrado el Sol sale mientras el tipo de la bicicleta silba un bolero desafinado, la lluvia mata afuera, corre, golpea, acá adentro no va, ni viene, no es más que música en el techo.


Los peces se te van de la mano cuando tratás de acariciarlos, se burlan, aletean y se van, vaya uno a saber dónde. Miro un tango escarchado en la vereda y canto como si supiera, le hago honor a mis raices.


Y si seis cuerdas me dicen "acariciame" y una mujer me pide agua, agua habrá, caricias sobran, y todo vibra, como cuerdas y su resonancia, como la tierra siendo golpeada por las gotas. Me quedo, contra mis ganas, con tu existencia ausente en las venas, con vos, sin nada, con vos, mi todo.

Vuelvo a escribir como me gusta, sin nada más que letras en mi cabeza, lo que genere las letras, es un caso aparte.

Will.-

1 comentario:

  1. Hermoso negri, tal y como siempre, leerte me fascina exactamente como la primera vez ^^

    ResponderEliminar